El asesinato del ex presidente afgano Rabbani se planeó en el extranjero

El asesinato de Berhanuddin Rabbani, un líder afgano que lideraba  el proceso de reconciliación con el Talibán, fue planeado fuera del país, dijo este lunes un funcionario de inteligencia de Afganistán.

Rabbani, un ex mandatario afgano y presidente del Alto Consejo para la Paz, murió en un ataque a su casa el 20 de septiembre pasado.

“Hemos arrestado a un individuo que es ciudadano de Afganistán”, dijo el oficial, que pidió no ser nombrado, durante una conferencia de prensa. “Pero quiénes son ellos o cuál es la organización envuelta en el ataque, es algo que diré en el futuro”.

“No podemos negar que el consejo de Quetta esté involucrado”, afirmó. Se cree que el consejo, basado en la ciudad pakistaní, maneja mucha de la insurgencia Talibán en Pakistán.

Nadie en el gobierno afgano estuvo involucardo en la muerte de Rabbani, afirmó el oficial. “Este fue un acto terrorista y fue planeado muy cuidadosamente fuera de Afganistán”.

La muerte de Rabbani conmocionó al país, marcado por la guerra, minó la iniciativa de paz y causó temores de un nuevo conflicto étnico entre los Pashtuns y otros, como los Tajiks, el grupo de Rabbani.

Una fuente de inteligencia afgana detalló a CNN la semana pasada que el atacante llegó a la casa al mismo tiempo que una reunión tendría lugar entre Rabbani y una delegación representativa de la insurgencia talibán.

La policía dijo que el atacante aseguró ser un miembro del Talibán que llegó para las pláticas de paz y reconciliación y detonó sus explosivos en cuanto entró a la casa.

Viejo enemigo del Talibán, Rabbani estuvo en medio de una elección controversial cuando fue nombrado por el presidente Hamid Karzai como el presidente del Alto Consejo para la Paz hace un año. Fue forzado a dejar Kabul cuando el Talibán tomó la ciudad en 1996, pero continuó dirigiendo la resistencia al régimen desde Faizabad, en el norte del país.

Ruhullah Khapalwak contribuyó con este informe