El presidente de Bolivia, Evo Morales, ordenó suspender la construcción de la carretera que iba a dividir un parque natural y que había generado un conflicto con un grupo de indígenas.

"Queda suspendido el proyecto de carretera en el Parque del Territorio Indígena Isiboro Sécure", declaró Morales en una breve declaración, al término de una jornada de protestas.
 El mandatario había reiterado en ocasiones anteriores que la carretera iba a construirse independientemente de la oposición.

Las declaraciones de Morales desataron una escalada de protestas y una marcha indígena por la Amazonía este domingo. La protesta de aproximadamente 1.500 indígenas fue disuelta de manera violenta por medio millar de policías que golpearon y amordazaron a dirigentes de las etnias y mujeres y trasladaron por la fuerza a varios de ellos en autobuses y camionetas a pueblos vecinos.

Tras la violenta marcha Morales anunció una investigación para tratar de dar con los responsables de la represión.