EE.UU. recuerda a Martin Luther King Jr. con un monumento de nueve metros

Durante la inauguración del monumento a Martin Luther King Jr. este domingo, los oradores llamaron a promover los valores que defendió el líder de los derechos civiles y a confrontar problemas como el hostigamiento, así como buscar la justicia social y económica para todos los estadounidenses.

"A casi 50 años de la marcha en Washington, nuestro trabajo —el trabajo del doctor King— no está completo", dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la ceremonia dedicada al pastor.

La nación enfrenta muchos retos, dijo, incluida una economía débil, educación por debajo del estándar, guerra y tragedia. "No podemos estar atrapados en lo que es", declaró el presidente. "No podemos estar desanimados por esto. Debemos empujar hacia lo que debe ser".

Martin Luther King, dijo Obama, "quedará por siempre, entre los monumentos de los padres de esta nación y quienes la defendieron. Un predicador de piel negra, sin rango oficial ni título, de alguna manera dio voz a nuestros sueños más profundos".

El monumento para el fallecido líder de los derechos civiles debió haber sido inaugurado el pasado 28 de agosto, durante el aniversario de la manifestación celebrada en Washington en 1963, en la que King dio el conocido discurso Tengo un sueño, pero el huracán Irene obligó a posponer el acto.

Quizá, dijo una de las hijas de King, Bernice, el atraso se debió a la intervención divina. "Tal vez Dios quería que lleváramos el sueño a la acción", comentó.

"Mientras inauguramos este monumento, puedo escuchar a mi padre decir que la gente oprimida no puede seguir así por siempre", dijo. "El anhelo de libertad eventualmente se manifiesta. Escucho a mi padre decir que lo que vemos ahora en todas las calles de Estados Unidos y el mundo, es una explosión de libertad".

También llamó a una "revolución radical de valores y al reordenamiento de las prioridades de esta nación".

Además, Bernice pidió a los asistentes homenajear a su madre, Coretta Scott King, quien, como viuda con cuatro hijos, siguió las enseñanzas y valores del activista. "Era de vital importancia para ella que su vida y principios se institucionalizaran".

La estatua de King, de unos nueve metros, se ubica entre los memoriales de Lincoln y Thomas Jefferson. El monumento, que representa una "Piedra de Esperanza" está sobre una "Montaña de desesperanza".