CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Economía

Los exportadores argentinos buscan poner toda la carne en el asador de Asia

Por Juan Andrés Muñoz

Por Diego Laje

Hong Kong (CNN) – Hernán Caetano Das Pedras es un argentino que vino a Asia a vender carnes de alta calidad. Lleva más de un año en Hong Kong, donde organiza todo tipo de eventos para promocionar sus productos, casi desconocidos por los orientales.

Hace pocos meses, un cliente, uno de los hoteles más lujosos de la región, lo llamó para pedirle ayuda. Y una sorpresa lo estaba esperando.

“Me llaman del hotel porque necesitaban una mano. Me preguntan si yo los podía ayudar a hacer una promoción de comida brasileña», dijo a CNN.

El hotel Intercontinental de Hong Kong cayó en la misma confusión que muchos asiáticos: no distinguir entre distintos países latinoamericanos y sus productos, en este caso las carnes.

Aunque el carnicero chino Rico Cheung pareció dar con la clave.

publicidad

“La carne brasileña es más cara porque su calidad es más consistente, incluyendo el empaquetado y los métodos de proceso”, comentó.

Según Cheung, el precio no es el factor más importante para el consumidor en Hong Kong, que se fija más en la consistencia que en el precio.

La carne argentina es de las más baratas del mundo para los consumidores de Hong Kong. Cheung vende el lomo en 18 dólares el kilo. El mismo corte en Buenos Aires, en un reconocido supermercado del centro de la ciudad, oscila entre los 15 y 27 dólares, dependiendo del tipo de envase y la calidad.

Un exportador pequeño como Caetano debe luchar en este mercado cobrando unos 40 dólares por carnes seleccionadas que se transportan por avión.

A esta complejidad operativa se suman otros obstáculos, como los permisos que debe obtener como exportador argentino para enviar sus carnes al exterior. Varios empresarios se quejaron de que el gobierno tarda mucho tiempo en tramitarlos o que puede incluso negarlos.

El gobierno estima que, restringiendo exportaciones, los precios de la carne bajarán en el mercado interno. Pero los números muestran que la carne es más barata afuera.

La consecuencia de esta política hace más difícil la conquista de nuevos mercados y complica la actividad de emprendedores argentinos que quieren llevar los productos de su país al mundo.

A pesar de las desventajas frente a canadienses o brasileños, Caetano enfrenta la situación con creatividad. Después de convencer al hotel de que haga una promoción de comidas y vinos argentinos, pasó a la ofensiva.

“Por suerte ahora estamos trayendo desde Argentina, más precisamente desde Rosario, a un gran chef”, subrayó Caetano. El cocinero es Damián De Lorenzi y, según Caetano, estará a cargo del evento que se realizará en noviembre y enseñará a los locales cómo preparar las carnes pampeanas.

Así, Caetano busca cambiar la imagen que tiene el producto en este mercado y terminar con la mala reputación derivada de los precios bajos y las entregas erráticas.