CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Militares desertores atacan instalaciones del gobierno en Siria

Por CNN en Español

(CNN) — Desertores del ejército armados con granadas de propulsión atacaron el jueves las instalaciones de un grupo juvenil de apoyo al gobierno y se enfrentaron a personal de seguridad en el noroeste de Siria, según grupos de activistas.

Las fuerzas de seguridad también arrestaron a docenas de personas durante redadas en Harasta, la base de la inteligencia aérea ubicada afuera de Damasco que fue atacada un día antes por el Ejército Libre Sirio, una banda de militares desertores que combaten el régimen del presidente Bachar al-Asad.

Los desertores atacaron la oficina de la Asociación Juvenil Revolucionaria en Maaret Al Nu’man, un pueblo ubicado en la provincia de Idlib, y lucharon contra personal de seguridad en el lugar, de acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos y los Comités de Coordinación Local de Siria (LCC).

Los grupos no identificaron a los asaltantes como miembros del Ejército Libre Sirio, pero un oficial de los militares desertores emitió un comunicando en el cual aseguró que sus miembros “dispararon dos granadas propulsadas en las oficinas del gobernante Partido Baath en la provincia de Idlib”.

“Todos los combatientes regresaron a salvo después de enfrentamientos con miembros del ejército de Asad”, aseguró el teniente coronel Abdullah Auda en el comunicado, donde agrega que no hubo bajas en ningún bando.

En otra parte de Siria, personal de seguridad mató al menos a 19 personas este jueves, además de que en los suburbios de Damasco, la capital, se registraron explosiones y disparos, según los LCC.

publicidad

Las muertes incluyen a cuatro exmilitares fuera de la ciudad de Hama. Nueve civiles también murieron: cuatro en Idlib, dos en Homs, dos en Deir Ezzor y uno afuera de Hama. Uno de los muertos fue un niño, según los LCC.

Los ataques de militares desertores en instalaciones aéreas reflejan la creciente sofisticación en los ataques del Ejército Libre Sirio y “abre una nueva era del conflicto”, aseguró Andrew Tabler, experto del Instituto Washington sobre políticas del Oriente Próximo.

La inteligencia militar ha estado profundamente involucrada en la represión del gobierno sirio contra manifestantes durante los ya ocho meses de protestas, según el experto. “Hasta ahora, la mayoría de las protestas han sido pacíficas”, dijo Tabler.

Los hechos han desatado temores de que la violencia se pueda extender. Los ataques realizados a edificios gubernamentales de Siria “parecen una guerra civil”, aseguró el jueves el ministro de exteriores ruso Sergey Lavrov.

Los líderes internacionales han intensificado la presión sobre al-Asad para que ponga fin a la violencia contra los opositores a su gobierno, en un periodo de levantamientos en que ya han muerto más de 3,500 personas, según las Naciones Unidas. Rusia y Turquía son los últimos poderes mundiales en sumarse a la petición de paz.

“La violencia en Siria debe parar, sin importar su origen”, aseguró el ministro ruso.

Los hechos violentos en Siria son la última expresión de la ola de descontento conocida como la Primavera Árabe, que inició a principios de 2011 en el norte de África en demanda de reformas políticas y sociales, y que después se extendió al Medio Oriente. Las protestas han terminado ya con los regímenes de Zine el-Abidine Ben Ali, en Túnez, Hosni Mubarak en Egipto y Moammar Gadhafi en Libia.

Tras la caída de Gadhafi, manifestantes aseguraron que los próximos en caer serían los «dictadores» de Siria y Yemen.