Gran Bretaña, EE.UU. y Canadá endurecen las sanciones contra Irán
Hillary Clinton pidió a otros países y socios internacionales implementar más sanciones contra Irán.

(CNN) — Estados Unidos anunció este lunes sanciones más duras contra Irán, uniéndose a Gran Bretaña y Canadá, en un esfuerzo coordinado para presionar al país en torno al supuesto programa nuclear para producir armas.

Las nuevas medidas estarán enfocadas a detener el negocio de la industria petroquímica, de petróleo y gas, dijo la secretaria de Estado, Hillary Clinton. Estados Unidos también nombró a Irán como una “fuente de gran preocupación en materia de lavado de dinero”.

Clinton indicó que espera que otros países y socios internacionales den a conocer más sanciones: “Estas medidas representan una presión significativa a Irán, en sus fuentes de ingresos y sus actividades ilegales”.

Gran Bretaña rompió relaciones financieras con Irán, la primera vez que el sector bancario de ese país lleva a cabo una medida similar con algún país, dijo este lunes el secretario del Tesoro británico.

Del mismo modo, Canadá realizará sanciones más duras, como la prohibición de casi todas las transacciones financieras con el gobierno iraní.

Las medidas se producen días después de que la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés) mostrara preocupación sobre las “posibles dimensiones militares del programa nuclear de Irán”, dijo en una declaración este lunes el funcionario británico del Tesoro.

Irán dice que su programa nuclear es pacífico y señaló que el informe del organismo de la ONU tiene fines “políticos".

“El Informe de la IAEA de la semana pasada da a conocer una evidencia creíble y detallada sobre las posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní”, dijo en un comunicado el ministro británico de Exteriores, William Hague.

“Hoy hemos decidido responder con la introducción de nuevas sanciones que prohíban a todas las empresas tener relación con bancos iraníes”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird, dijo que el reciente informe de IAEA es una “prueba más de que el actual régimen de Teherán plantea una amenaza significativa para la paz y la seguridad mundial hoy en día”.

“Canadá está llevando a cabo, a partir de ahora, una serie de acciones más duras con la Ley de Medidas Económicas Especiales. Estas sanciones prohíben casi todas las transacciones financieras con el gobierno iraní, añade personas e identidades a la lista, y amplía la lista de mercancías prohibidas”, manifestó en un comunicado.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, envió una carta este lunes a varios líderes y jefes de Estado en la que los instó a llevar "nuevas sanciones para convencer a Irán a negociar”, según un comunicado.

Francia recomendó a la Unión Europea, y sus Estados miembros, así como Estados Unidos, Japón, Canadá y otros países que estén dispuestos, a congelar los activos del Banco Central de Irán y suspender las compras de petróleo iraní.

Sarkozy afirmó que los riesgos de proliferación nuclear “podrían provocar una escalada militar en la región, con consecuencias catastróficas para Irán y para el mundo”.

El viernes, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas adoptó una resolución en la que expresó su “profunda y creciente preocupación por los asuntos sin resolver sobre el programa nuclear iraní”.

Entre esos asuntos están “aquellos que necesitan ser clarificados para excluir la existencia de posibles dimensiones militares” en el programa, asegura el documento.

Jill Dougherty, Alex Felton, Elise Labott y Niki Cook contribuyeron a este reporte