(CNN) – La Junta Militar de Egipto "se encuentra en otra sesión con el Consejo de Ministros y no ha aceptado" la renuncia de los miembros del Gabinete todavía ", dijo Mohammed Hegazy, un portavoz del primer ministro egipcio, después de que otro portavoz militar indicara a CNN que la dimisión en masa había sido aceptada.

La renuncia habría sido aceptada por la noche, poco después de su presentación, por el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que gobierna el país norafricano desde el fin del gobierno de Hosni Mubarak. Luego surgió la otra versión.

El anuncio ocurre en un periodo de enfrentamientos entre las fuerzas del Estado y manifestantes que reclaman la transición a un gobierno civil. Los choques han dejado al menos 20 muertos y más de 1,700 heridos en los últimos días.

102 policías han resultado lesionados, con heridas que van desde escopetas hasta quemaduras por bombas Molotov; uno de ellos tiene una herida crítica de bala en la cabeza según un vocero del Ministerio del Interior.

Los manifestantes piden la renuncia del ministro del Interior y la extinción de los poderes extraordinarios, además de una fecha para la transición al gobierno civil que no deberá pasar de mayo de 2012.

Al asumir el poder, los líderes militares aseguraron que cederán el poder al nuevo gobierno que resulte electo. Los comicios están programados para el 28 de noviembre, pero las elecciones presidenciales podrían realizarse dentro de un año, debido al complicado proceso electoral.

Los enfrentamientos ocurren en las calles aledañas a la Plaza Tahrir, donde las protestas masivas pusieron fin a casi 20 años de gobierno de Hosni Mubarak en febrero pasado.

Los militares han expresado su “máximo lamento” por los eventos en curso y pidieron una investigación.

“La gente aquí siente que ha sido engañada y que han sido desplazados de una autocracia a una dictadura militar”, aseguró el manifestante Mosa’ab Elshamy. “Así que vuelven a la plaza, de regreso a la primera plaza, para demandar sus derechos una vez más”, dijo.

Los manifestantes acusan al gobierno militar de actuar de la misma forma en que lo hacía el gobierno de Mubarak. El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas es liderado por Mohamed Hussein Tantawi, exjefe militar del gobierno del depuesto líder egipcio.