CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Gran Bretaña cierra su embajada en Irán tras incursión de manifestantes

Por CNN en Español

LONDRES (CNN) — Gran Bretaña evacuó a su personal diplomático en Irán este miércoles y cerró su embajada en ese país, luego de que manifestantes irrumpieron en esta y en otro complejo del país británico.

El anuncio fue hecho este miércoles por el secretario de Exteriores británico, William Hague, durante una comparecencia en la Cámara de los Comunes. Según Hague, hubo «cierto grado de consentimiento» del gobierno iraní en el ataque a la embajada británica el martes.

En tanto, el gobierno británico dio al personal diplomático iraní 48 horas para abandonar Londres, y se ordenó el cierre de la embajada de ese país en la capital del país europeo.

Este mismo miércoles, Alemania ha llamado a consultas a su embajador en Irán como consecuencia del ataque a la embajada británica, según anunció un portavoz de Exteriores.

«El primer ministro y el secretario de Exteriores han dejado claro que garantizar la seguridad de nuestro personal y sus familias es nuestra prioridad inmediata», sostuvo la Oficina Británica de Asuntos Exteriores mediante un comunicado. «Debido a los eventos de ayer, y para garantizar su seguridad, algunos miembros del personal están dejando Teherán».

La oficina se negó a informar sobre cuántas personas están dejando Teherán y si el embajador se encuentra entre ellas.

publicidad

En tanto, Noruega anunció el cierre de su embajada en Teherán de manera temporal “debido a una evaluación general de la situación de la seguridad en Irán”, dijo la vocera del ministerio de Exteriores, Hilde Steinfeld.

Los manifestantes ingresaron a la Embajada británica y a otro complejo en Teherán este martes, en demanda de que el embajador británico sea enviado a casa inmediatamente.

La manifestación ocurrió luego de que el parlamento iraní votó el pasado domingo a favor de expulsar al embajador y reducir las relaciones diplomáticas con el Reino Unido, en respuesta a nuevas sanciones de Occidente, según la agencia estatal IRNA.

Gran Bretaña cortó todas las relaciones financieras con Irán la semana pasada por preocupaciones sobre el programa nuclear iraní; es la primera vez que el sistema bancario de un país es suspendido del sistema financiero británico.

La manifestación comenzó en forma pacífica a las afueras de la embajada, pero algunos participantes rompieron una puerta, tiraron documentos y reemplazaron la bandera británica con una iraní.

El primer ministro británico, David Cameron, describió la incursión como “indignante e inexcusable” y demandó que Irán garantice de manera inmediata la seguridad de todo el personal británico.

Las fuerzas de seguridad iraníes son responsables, bajo la ley internacional, por salvaguardar la embajada, dijo Cameron.

“El gobierno iraní debe reconocer que habrá consecuencias serias por no proteger a nuestro personal”, dijo Cameron. “Consideraremos cuáles medidas vendrán en los próximos días”.

El Ministerio de Exteriores expresó su pesar por la protesta de estudiantes, “que se tornó en una manifestación sin control”, según un comunicado publicado en su sitio de internet. La dependencia agregó que “tomará acción a través de los canales legales” contra quienes irrumpieron en el edificio.

“Varios” de los manifestantes que irrumpieron en ambos lugares han sido arrestados, según la agencia IRNA, que citó a un subcomandante de las fuerzas de seguridad del país.

La semana pasada, todas las instituciones británicas de crédito y financieras recibieron órdenes de terminar sus negocios y transacciones con bancos iraníes, cerrar sus sucursales y subsidiarias para este lunes.

La medida fue tomada luego de que la Agencia Internacional de Energía Atómica emitió un reporte donde resaltó preocupaciones sobre «las posibles dimensiones militares del programa nuclear iraní».

Irán insiste en que su programa nuclear es pacífico y llamó al reporte como “no equilibrado” y “motivado políticamente”.

Elizabeth Joseph, Antonia Mortensen, Claudia Rebaza, Shirzad Bozorgmehr y Mitra Mobasherat contribuyeron con este reporte