CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Presentan primera demanda por el escándalo de la Universidad de Penn State en EE.UU.

Por cnninvitationsaccount, CNN en Español

(CNN) — Un hombre de 29 años presentó esta semana una demanda contra el exasistente del entrenador de futbol de la Universidad de Penn State, Jerry Sandusky, quien supuestamente abusó sexualmente de él varias veces durante la década de 1990, cuando era un niño, dijo su abogado, Jeff Anderson.

De acuerdo con Anderson, su cliente está demandando a la escuela, a Sandusky y a la organización de caridad fundada por el entrenador.

Se trata de la primera demanda en un escándalo que involucra al excoordinador defensivo de la universidad, quien ha sido acusado en un reporte del gran jurado de abuso sexual contra ocho jóvenes durante más de 15 años.

El acusador, identificado como John Doe A, no fue citado en el informe del gran jurado, dijo Anderson, quien mencionó que su cliente tenía 10 años cuando conoció a Sandusky.

Los abogados Anderson y Marci Hamilton dijeron que Sandusky había amenazado con hacer daño a la presunta víctima y a su familia si contaba a alguien de los presuntos abusos, que supuestamente ocurrieron entre 1992 y 1996.

Según los documentos de la demanda, Sandusky proporcionaba a Joe Doe A “regalos, viajes y privilegios” mientras asistía al campamento Second Mile, una organización sin fines de lucro fundada por él para los niños desfavorecidos

La demanda apunta a la organización, Sandusky y la Universidad de Penn State, y destaca lo que describe como un ‘encubrimiento institucional’ y ‘fracaso institucional’ que permitió al exentrenador ‘crecer y prosperar’.

publicidad

El abuso de Sandusky hacia las víctimas supuestamente se remonta a la década de 1970, según la demanda.

Hamilton dijo a los periodistas este miércoles que la presunta víctima ha salido a la luz en un esfuerzo por proteger a otros posibles afectados. El hombre habló con las autoridades en Harrisburg el martes, según los abogados.

“Nunca le dije a nadie lo que me hizo más de 100 veces, en todo tipo de lugares, hasta (que lo dije) los periódicos”, dijo la presunta víctima citada por Anderson en una declaración escrita. “Estoy sufriendo y he estado sufriendo durante mucho tiempo”, citó Anderson a la víctima.

Una portavoz de la escuela dijo en un comunicado que la institución no había recibido los documentos presentados ante la Corte.

“Al igual que con cualquier litigio, no podemos hacer comentarios sobre aspectos específicos relacionados con el caso”, dijo la directora de Información Pública, Lisa Powers.

En un comunicado, Second Mile dijo: “Vamos a revisar la demanda y responder adecuadamente cuando hayamos hecho eso. Second Mile se adherirá a sus responsabilidades legales en todo este proceso. Como siempre, nuestros pensamientos y oraciones están con las víctimas y sus familias”.

Sandusky, de 67 años, ha mantenido su inocencia. Su abogado, Joe Amendola, dijo el lunes que está trabajando con un investigador privado en un intento de demostrar que no es culpable.

El excoordinador defensivo, quien se encuentra libre bajo una fianza de 100,000 dólares, está acusado de 40 cargos relacionados con el presunto abuso sexual de las víctimas que conoció a través de Second Mile.

Sandusky, el longevo coordinador de la defensiva de los Nittany Lions, dijo a Bob Costas de NBC que ha sido acusado falsamente y que solo “paseaba a caballo” con los niños en las duchas después de los entrenamientos. Amendola también dice que Sandusky es inocente.

El director atlético de Penn State, Tim Curley, de 57 años, y el presidente de la escuela y vicepresidente de Finanzas y Negocios, Gary Schultz, de 62 años, fueron acusados de un cargo de delito grave de perjurio y un cargo de no reportar las acusaciones de abuso de Sandusky. Su audiencia preliminar está fijada para el 16 de diciembre en la Corte de Justicia del Condado de Dauphin, en Harrisburg.

Además, el presidente de Penn State, Graham Spanier, y el legendario entrenador en jefe de futbol, Joe Paterno, perdieron sus empleos poco después de la detención de Sandusky, tras críticas sobre que el programa de futbol y la universidad en general no manejaron adecuadamente el asunto cuando surgieron acusaciones hace años.

Penn State, por su parte, celebró un foro local este miércoles, en el que el presidente de la universidad, Rodney Erickson, y otros líderes de la escuela abordaron el tema de los escándalos sexuales ante un grupo de estudiantes.

Algunos estudiantes y administradores dijeron que esta polémica los había afectado profundamente.

“Sandusky era parte de la familia de Penn State”, dijo una mujer. “Todos nosotros lo somos, y siento vergüenza”. Su comentario fue recibido con unos momentos de silencio, luego un puñado de aplausos. “¿Qué hago con estos sentimientos?”, preguntó.

“Debes reconocerlos”, dijo Hank Foley, vicepresidente de Investigación y decano de la Escuela de Posgrado. “Hay que reconocer cómo te sientes, admitirlo, y muchos de nosotros tenemos sentimientos similares y no hay nada de malo en sentirse así en absoluto, y no hay nada de malo en expresar que uno se siente de esa manera tampoco. Creo que es totalmente comprensible”.

“Todos nosotros, creo, hemos llorado en público, he llorado en privado acerca de esto”, dijo Rod Kirsch, vicepresidente senior de Desarrollo y Relaciones con Alumnos.

Él predijo que la escuela perdería algunas donaciones, pero agregó que “no estamos cayendo por el precipicio de recaudación de fondos bajo ninguna medida”.

“Me han dicho que solo ocho estudiantes han retirado sus solicitudes” de entre más de 40,000 que la escuela ha recibido, dijo el presidente Rodney Erickson, quien agregó que las solicitudes de este año son 4% más que el año pasado.

Consultado sobre si las prioridades de la escuela se apartarán de su reconocido programa de futbol, Erickson dijo: “No creo que el futbol nos haya definido nunca. Espero que no sea el caso y que nunca lo sea. Yo soy un académico, en primer lugar, que hace un trabajo de dirección administrativa para la universidad”.