CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Proyecto Libertad

Traficantes de personas enterraron vivo a un niño

Por Juan Andrés Muñoz

Lo llamaban “Miguel”.

En abril, la policía de Haití encontró a un niño desnudo en un agujero, cerca de la frontera entre Haití y la República Dominicana. Estaba malherido a golpes, no había comido en varios días y era incapaz de articular palabra. Por eso lo llamaron simplemente “Miguel”:

El es la cara del tráfico humano en un país cuyas fronteras porosas son una oportunidad para quienes compran, venden o secuestran niños. Las autoridades dicen que a menudo estos niños son comerciados con fines sexuales, para utilizar sus órganos o como mano de obra infantil.

Esta es la historia de “Miguel”.