CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Un niño sirio es asesinado en su propia casa por la bala perdida de un francotirador

Por CNN en Español

(CNN) — A la distancia, parece que está tomando una siesta. Sus largas y delicadas pestañas están cerradas mientras descansa sobre una sábana.

El niño de 10 años, sin embargo, no está dormido. Su cabeza vendada tiene sangre. Maher al-Husseini está muerto, según reportes, por la bala de un francotirador. Sangró hasta morir; en su propia casa.

“¿Qué culpa tiene este niño?”, pregunta un hombre, cuya voz de enojo se escucha en un video subido a la red YouTube este viernes. Se arrodilla y le hace gestos al niño, cuyas manos y tobillos están atados.

¿Qué hizo este niño para que lo golpearan adentro de su casa? Esto es inaceptable”.

Este viernes fue un día de protesta, dolor y pena en Homs, centro de las manifestaciones y las muertes en Siria. Al menos 17 personas fueron asesinadas en la ciudad, de acuerdo con Comités de Coordinación Local de Siria, un grupo activista.

Mujeres, niños y soldados disidentes están entre los muertos.

Las Naciones Unidas dijeron la semana pasada que más de 4,000 personas habían muerto a causa de la represión ejercida por el gobierno contra los manifestantes, desde mediados de marzo.

El narrador no identificado del video empieza el viaje por la casa en el segundo piso; muestra el impacto de una bala sobre el marco de una ventana, luego sangre en una silla.

Lleva la cámara a la primera planta a través de las escaleras salpicadas de sangre del cuerpo de Maher, quien yace en la sala de la casa.

El niño lleva una sudadera café con el personaje de un cómic.

“No pudimos ayudar al niño, no sabíamos a dónde llevarlo por los enfrentamientos en el vecindario”, dijo el hombre. “Sangró por media hora y no pudimos ayudarlo”.

El narrador culpó de la muerte de Maher a “matones” que dispararon contra la casa, en el vecindario Mreiji.

Hay otro hombre sentado en una silla, con sus manos sobre la cabeza.

“No estamos a salvo, el gobierno es asesino”, dice el narrador. “Está matando a gente, está matando a su gente”.

Cerca del final del video, el hombre se agacha y besa al niño.

Una versión más amplia del video muestra a una mujer llorar por el niño. Al fondo se escuchan a más sollozando.

El niño está envuelto en una sábana blanca mientras es cargado por un hombre hacia el cementerio. Otros hombres le acompañan y cantan: “La sangre de los mártires no se perderá en vano”.

Mientras el hombre camina hacia el cementerio se escuchan disparos. Al llegar, los asistentes al entierro comienzan a cavar mientras se siguen escuchando los disparos.

Otro video subido a YouTube presenta otra escena en Homs, una ciudad devastada por ocho meses de violencia.

Tres cuerpos cubiertos son llevados hacia una mezquita y puestos al lado de quienes oran ahí. Uno es de un niño identificado como Nasser Mohammed, de 12 años.

Un coro de voces se escucha al fondo: “Allahu Akbar” (Alá es grande).

CNN no pudo confirmar de forma independiente el contenido de los videos. El gobierno sirio impide el ingreso al país a las cadenas de noticias de occidente.

En las calles patrullan tanque sirios.

Las protestas y los enfrentamientos continúan mientras Naciones Unidas y la Liga Árabe presionan al gobierno del presidente Bachar al Asad para permitir la entrada de observadores y supervisores al país. El régimen aún se resiste a esos llamados y señala que el conflicto es de terroristas armados y que sus fuerzas de seguridad y simpatizantes son víctimas.

En una extraña entrevista esta semana con una cadena estadounidense de televisión, al Asad dijo que no es responsable por la ofensiva.

Las fuerzas militares “no son mías”, dijo al Asad a Barbara Walters, de ABC.

(Jim Clancy reportó desde Beirut, Líbano)