La escasez de comida y el control de precios causa "compras de pánico" en Venezuela

(CNN) — En una reciente visita a Guaicaipuro, un mercado tradicional en Caracas, la capital venezolana, el refrigerador de carnes de una tienda de abarrotes se encontraba vacío. Muchos consumidores que buscaban carne, pollo y pescado regresaron a casa con las manos vacías.

La sección de verduras se veía bien abastecida con muchas frutas y vegetales. Sin embargo, los consumidores de Guaicaipuro se quejaban de que los precios, incluso para productos básicos, se habían disparado.

Alba Varela, una ama de casa y residente de Caracas, fue al mercado en busca de harina de maíz para preparar hallacas, un tradicional platillo venezolano, especialmente en esta época del año. "Es fundamental porque además del cerdo, es el principal platillo para nosotros en diciembre", dijo Varela. "Parece que hay escasez".

María de Abreu, residente de Caracas, se quejó mientras hacía sus compras de despensa de que no encontraba leche en polvo. "Está regulada y sólo puedes conseguir una lata por persona. Entonces, lo que la gente hace es traer a amigos y así consiguen suficiente para su familia", señaló Abreu.

También hay escasez de café. Según los consumidores, tan pronto como llegan las provisiones, tienen que correr a la tienda para llevarse algo ya que se acaban muy rápidamente.

Venezuela tiene la inflación anual más alta de Latinoamérica. Se elevó a un 27.9% en noviembre. En un esfuerzo por contrarrestar esta inflación, el gobierno fijó techos de precios en 15,000 bienes a finales de noviembre. El precio de 18 productos, incluyendo la pasta de dientes, jabón y pañales, los cuales son considerados básicos, se congelaron inmediatamente.

Consuelo Cerrada está a cargo de la agencia gubernamental que defiende a los consumidores. Afirma que están haciendo todo lo posible por mejorar la situación. "El gobierno bolivariano trabaja en coordinación con todas las agencias responsables de la distribución de alimentos para garantizar que haya comida disponible", indicó Cerrada en un entrevista reciente con la televisión estatal venezolana. Bolivariano es una referencia al nombre oficial de este país, la República Bolivariana de Venezuela.

Las autoridades venezolanas culpan de la escasez a algunos productores que supuestamente han acaparado productos regulados. Según las autoridades, en una redada realizada en noviembre, se encontraron más de 200 toneladas de leche en polvo escondida en un almacén.

El presidente Hugo Chávez afirma que este es un ejemplo de lo que su gobierno tiene que lidiar y culpa a los "especuladores y acaparadores".

"Tenemos que llegar al fondo de esto. No se trata de medidas a medias o soluciones rápidas. Tenemos que aplicar la Constitución de raíz, como debe hacerse", señaló Chávez, en respuesta al caso de la leche en polvo escondida.

Venezuela no es un país pobre. Es el decimotercer productor de petróleo más grande del mundo y un importante productor de minerales. Sin embargo, Jennifer McCoy, directora del Americas Program del Centro Carter en Atlanta, señala que el país está pagando por la centralización del gobierno y la agenda socialista que ha impulsado el presidente Chávez.

"La meta de la que ha hablado es profundizar la revolución, profundizar y expandir el socialismo y, me parece, mostrar al país su visión de su experimento socialista", dijo McCoy.

Jorge Roig, vicepresidente de Fedecamaras, asociación venezolana conformada por gremios empresariales, incluyendo a varios productores de bienes básicos, culpa a los nuevos techos de precios del gobierno y a la normatividad de la escasez actual.

"La gente está haciendo compras de pánico. Con estos techos de precios, la gente compra más de lo que necesita porque saben que muchas fábricas no podrán producir sus productos. La producción se ha venido abajo porque hay techos de precios, la producción no presenta una relación de costo-beneficio favorable y tenemos estas condiciones que desalientan la inversión", dijo Roig.

Y no son sólo los ciudadanos comunes los que están preocupados por esta situación. Bajo los lineamientos del gobierno publicados el mes pasado, los productores de productos básicos, incluyendo a compañías extranjeras, se deben ahora registrar con los reguladores gubernamentales y revelar cómo producen, distribuyen y mercadean sus productos, una maniobra que ha generado gran preocupación entre las compañías domésticas e internacionales que operan en Venezuela.