CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

La defensa de Bradley Manning pide que se reduzcan los cargos en su contra

Por CNN en Español

FORT MEADE, Maryland (CNN) — El abogado del militar Bradley Manning dijo este jueves al oficial que supervisa el caso que los acusadores del Ejército buscan imputar más cargos a su cliente, quien está acusado de la mayor filtración de información en la historia de Estados Unidos.

«El gobierno de Estados Unidos proporcionó pruebas fuera de la realidad», señaló David Coombs en su argumento final. «Dígales que ellos han acusado en exceso en este caso».

Pero el capitán Ashden Fein, el fiscal en jefe, dijo que los cargos están justificados y que Manning «dio al enemigo de Estados Unidos acceso sin restricciones» a los documentos clasificados que filtró.

Manning se enfrenta a 22 cargos y, potencialmente, a una sentencia de pena de muerte o cadena perpetua sin libertad condicional si es declarado culpable de todas las imputaciones.

Coombs argumentó que la acusación de «dar información al enemigo» debe ser desechada porque no hay evidencia de que las filtraciones hubieran provocado algún daño.

Dijo que el gobierno de Estados Unidos, comenzando con el exsecretario de prensa del Pentágono, Geoff Morrell, exageró gritando que «el cielo se está cayendo».

Poco después del arresto de Manning, en 2010, Morrell declaró a reporteros que tras una reunión del Pentágono, «parece que alguien o varias personas violaron la confianza depositada por su país en ellos y filtraron información clasificada, lo que no sólo es contra la ley, pone potencialmente en peligro a nuestras fuerzas y nuestras operaciones».

Coombs también indicó que los cinco cargos relacionados con la supuesta alteración de las computadoras del gobierno, para bajar los documentos filtrados, debe ser desechada.

Manning supuestamente puso un software no autorizado en su equipo. Sin embargo, Coombs dijo que todo el ordenador de Manning tenía baja seguridad.

«Era una unidad fuera de la ley cuando se trata de seguridad de la información», sostuvo Coombs, refiriéndose al testimonio de que todos los soldados de la unidad habían agregado un software que no tenía autorización para los equipos.

Coombs también argumentó que los 16 cargos bajo la ley militar que prohíbe la conducta «perjudicial para el orden y la disciplina» deben ser reducidos a tres.

Si el oficial que supervisa la audiencia, el teniente coronel Paul Almanza, acepta la solicitud de Coombs, la pena máxima posible sería de 30 años de cárcel, en lugar de cadena perpetua o la pena de muerte.

Coombs argumentó que Manning no estaba filtrando información al enemigo, sino que únicamente dejaba que los estadounidenses tuvieran conocimiento de lo que pasaba en Iraq y Afganistán.

«Una característica de una democracia es la capacidad del gobierno para ser abierto con el público. Empecemos con eso ahora», dijo. «La luz del sol es el mejor desinfectante».

Cuando Fein comenzó a presentar el argumento final de la fiscalía, señaló que Manning «abusó de nuestra confianza. La evidencia en este caso es abrumadora».

Fein explicó metódicamente cada cargo, que une a las computadoras, los materiales filtrados o charlas con Julian Assange, el fundador del sitio WikiLeaks, o con Adrian Lamo, el hacker condenado como informante confidencial del Ejército en la época en la que fue detenido Manning.

Por ejemplo, Fein citó los registros de chat que, dijo, eran un debate en línea entre Manning y Assange sobre los informes relacionados con los interrogatorios de los detenidos en Guantánamo.

Manning decía en la conversación que la carga había estado ocurriendo durante unas seis horas y tenía alrededor de un 36% de avance. Assange le preguntó cuánto tiempo faltaba para la carga completa, a lo que Manning le indicó que entre 11 y 12 horas más.

Assange confirmó horas más tarde que la carga estaba completa.

WikiLeaks publicó los 700 informes de Guantánamo a principios de este año.

Momentos antes de la presentación final de los argumentos, la fiscalía presentó un video de Al-Qaeda que presumía que tuvo acceso a los documentos de WikiLeaks.