CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

Los regalos navideños que formaron a las celebridades ‘geek’

Por CNN en Español

Por Aaron Sagers*

(CNN) — Para un nerd en desarrollo, la temporada navideña puede ser un momento de formación en el año. En la Navidad, cuando dar regalos está en su punto más alto, los miembros de la familia y los amigos nos ven como los geeks que somos, como los geeks en los que nos convertiremos y nos quieren por eso.

Incluso en esta época, cuado lo geek está de moda y las imágenes de los nerds se encuentran en toda la cultura pop, es algo rara esta aceptación honesta. Cuando nuestros seres queridos nos regalan las cosas que hablan de nuestra verdadera naturaleza sin intentar juzgarnos o cambiarnos, eso tiene un impacto duradero.

Con ese espíritu contactamos a algunos nerds famosos para que compartan sus recuerdos geeks más preciados, y también para que compartan con nosotros cómo, convertirse en miembros consumados del grupo de nerds, afectó el tipo de regalos que reciben ahora.

Neil deGrasse Tyson. Astrofísico y director del Planetario Hayden del Museo Estadounidense de Historia Natural.

“Por mucho, mi primer telescopio. Era un pequeño refractor. Creo que tenía… esto debió ser en 1970, así que tenía como 12 años. (…) Lo usé durante todo el invierno. Y la diferencia entre ese telescopio y el telescopio que la mayoría de los padres le regalan a sus hijos, es que yo ya había expresado mi interés en el universo. Así que este regalo alimentó el deseo que ya tenía. A menudo, muchos padres con deseos y con esperanzas le compran (a sus hijos) un juego de química o un telescopio o un microscopio con la expectativa que el niño muestre interés en eso. No sé qué tan exitosa sea esa táctica”.

“Ahora, las personas ven que tengo muchas corbatas cósmicas. Lo que no saben es que tengo un límite estético, y que no caeré debajo de él. Simplemente piensan, ‘¡oh, una novedosa corbata espacial!”. Mi límite es que no utilizo hardware en mis corbatas. No tengo a la nave espacial Enterprise. Ese no es mi tipo de corbata. No tengo imágenes de Spock. Las personas piensan que eso es el espacio y que es lo divertido del espacio. No. No, no lo es”.

Ashley Eckstein. Fundadora de Her Universe, una línea de ropa para mujeres geek, y actriz de voz en La guerra de las galaxias: la guerra de los clones.

“Cuando era niña, no me gustaban las Barbies. En lugar de eso, tuve los juguetes de He-Man y de She-Ra, el castillo, todo el asunto. Y mi hermano y yo jugábamos con eso. Me gustaba mucho. Olvídate de la Casa de los Sueños de Barbie, yo quería a He-Man y a She-Ra. También tuve un uniforme de Karate Kid. Realmente me gustaba. Era lo que me interesaba. Adoraba el uniforme del Karate Kid, incluyendo la banda para la cabeza. Así que cuando era tiempo para las fotografías en la escuela, no usaba vestido y no usaba nada femenino. Usaba mi uniforme de Karate Kid.

“Uno de los mejores regalos de Star Wars fue un adorno de Ahsoka (el personaje al que le presta la voz en La guerra de los clones) de Hallmark. Hallmark sacó un Anakin y una Ahsoka, eran dos adornos por separado que salieron en la misma caja, y Hallmark me envió uno. No tenían idea de lo mucho que significaba para mí. De hecho hablé con ellos después y les dije que fue tan agradable porque también compré uno y se lo envié a mi papá. En ese momento, creo finalmente tuve éxito, bajo la perspectiva de mi papá”.

Sam Huntington. Actor de Being Human y Superman Returns

“¿Recuerdas Sega Game Gear? Salió un poco después del Game Boy. Tenía una pantalla a color con muchos juegos, y era simplemente increíble. Realmente quería uno. Mi mamá me llevó a una tienda de artículos electrónicos para comprarme uno en mi cumpleaños. Llegué (a la tienda) y la chica que trabajaba en el lugar salió y me dijo, ‘lo siento mucho. Teníamos una carga completa de Game Gears pero todos salieron defectuosos así que los regresamos’. Así que en medio de la tienda, literalmente me derrumbé. Me moría. Estaba demasiado grande como para estar tan molesto. No creo que llorara en realidad, pero estaba visiblemente molesto. Mi mamá se sintió muy mal porque había llamado a la tienda con anticipación para decirles que inventaran esa mentira, esa broma, para engañarme. Iba a dármelo en casa pero se sintió tan mal que terminó dándomelo en la tienda”.

“Hace poco fui a una convención de Superman en Metrópolis, Illinois, donde hay una estatua enorme de Superman en el centro de la ciudad, y es algo muy loco. Un hombre me dio una pintura de arte pop en donde yo salía como Jimmy Olsen. Lo llevé a casa pensando que era algo genial. Y mi esposa lo ve y dice, ‘¿qué quieres que haga con esto?, es un retrato tuyo, no puedes colgar esto’”.

Doctor LeRoy Chiao. Exastronauta de la NASA y comandante de la Estación Espacial Internacional, Expedición 10.

“Cuando tenía probablemente 8 años, 9 años, además de construir modelos, siempre jugaba con cables y luces y con interruptores en el edificio. En ese entonces, los kits de electrónica eran muy populares. Podías unir estos pequeños kits y construir radios y cosas así. Siempre me terminaba las baterías, así que mi mamá, sin que yo lo supiera, hizo que un amigo suyo del trabajo, quien era aficionado, me construyera una fuente de poder. Era una de esas cajas grises metálicas que probablemente todavía puedas comprar. Podías conectarla a la pared y cambiar el voltaje (de la energía) que salía. Tenía dos formas para medir: un voltímetro y un amperímetro. Ese es el regalo más geek y genial que puedo pensar que alguna vez recibí y que todavía conservo”.

“En cuanto a una historia reciente, probablemente el regalo más gratificante y memorable fue cuando viajé al espacio. Estábamos en la Estación Espacial Internacional a finales de 2004 y la tripulación anterior, de la Expedición 9, se comió parte en nuestra comida. Así que teníamos escasez de alimentos. Tuvimos que racionar la comida durante cuatro o cinco semanas y terminamos perdiendo entre 2 kilos y 30 gramos y 4 kilos y medio cada uno. Después, en Navidad de 2004, la nave de reabastecimiento llegó y nos dieron una nueva carga de alimentos y golosinas. Fue un regalo de Navidad muy bonito”.

Todd McFarlane. Creador de cómics, fundador de McFarlane Toys y cofundador de Image Comics.

“En Navidad, mis papás me dieron una mesa de dibujo porque sabían que quería ser artista. Y me la dieron, probablemente cuando tenía 16 años. Usé esa mesa de dibujo literalmente hasta hace como dos o tres años. Recuerdo que les decía a las personas que cada página de los cómics que hice durante mi carrera fue en esa mesa. Fue un regalo importante porque muchos padres ven al arte como algo inferior. Incluso los papás en algún momento dicen ‘hijo, debes conseguir un trabajo real’. Pero mi mamá y mi papá nunca tuvieron esa actitud”.

Billy West. Actor de voz de Futuramay Ren & Stimpy

“Crecí en la década de los 50, y en una ocasión mi familia compró un casco espacial. Había una serie de televisión que se llamaba Men into Space un coronel de la nave espacial que se llamaba coronel McCauley. Tenían estos cascos del coronel McCauley y (mis padres) me regalaron uno y lo usé durante todo el verano. Creo que terminaba hiperventilado porque me emocionaba tanto por ser el coronel McCauley, que me olvidaba que se suponía que debería poder respirar. Todavía no contaban con el equipo de enfriamiento, y no tenía rejillas de ventilación. Se cerraba en el casco. No podías respirar dentro de él, pero no me importaba, porque me sentía muy bien”.

“Actualmente mi mamá me envía estos enormes muñecos de peluche rojos de (chocolates) M&M (porque West es la voz de Red en los anuncios de M&M). Como si pudiera olvidar la forma como me gano la vida. No sé qué mensaje quiere enviarme. La ley del desplazamiento provoca un caos en mi casa. El armario no tiene otra cosa que estos dispensadores de chocolates M&M. ¡Le dije que la empresa me da cosas así!”.

Joe Hill. Escritor de cómics Locke & Key, autor de Horns.

“En mi cómic, Locke & Key, hay una puerta, la puerta fantasma con siniestros poderes sobrenaturales. Mi exesposa y un artesano de Maine, Israel Skelton, conspiraron para hacer una réplica de esa puerta en mi oficina. Verla es como ver un panel de un cómic que cobra vida. Para una gran idea que se fusiona con la genialidad, dudo que vuelva a recibir un regalo de Navidad que se le compare. (Soy muy afortunado de mantener una relación con mi exesposa que es mejor que la que tienen algunos hombres con sus esposas; un regalo en sí mismo.)

“En una ocasión, después de una firma de autógrafos, un tipo se me acercó con una oscura y desgastada bolsa de cuero negro que olía a formol. Le perteneció a su bisabuelo, un director de una funeraria de principios del siglo XX. Pensó que como soy una persona a quien le gusta escribir historias de fantasmas, me encantaría. Quiero decir, el tipo tenía buenas intenciones, realmente las tenía. Pero esa cosa era una enorme bolsa de la muerte. Tocarla hizo que mi piel se pusiera de gallina. Como regla general, sólo porque un hombre escribe historias de terror, no quiere decir que quiere un bisturí en Navidad. Hay cosas que van demasiado lejos”.

* Nota del editor: Aaron Sagers es un escritor de entretenimiento que vive en Nueva York y columnista de entretenimiento y cultura pop. Cuenta con conocimiento especializado en la ‘cultura pop paranormal’, da conferencias en las convenciones en todo Estados Unidos sobre el tema y es experto en los medios de entretenimiento sobrenatural. Cubre diariamente los temas de cultura pop en paranormalpopculture.com y lo puedes seguir en Twitter en @aaronsagers.