La cifra de muertos por la tormenta "Washi" supera los 1.200 en Filipinas
Se estima que más de mil personas permanecen desaparecidas en el caos que siguió a la tormenta.

(CNN) — La cifra de muertos por la tormenta tropical que azotó el sur de Filipinas hace poco más de una semana ha superado los 1.200, informó este lunes el gobierno.

El número de muertos ha aumentado a 1.249 desde 1.100 de este fin de semana, dijo el mayor Reynaldo Balido, el adjunto militar de las operaciones en la Oficina de Defensa Civil.

Los cuerpos han sido arrojados por el mar a las playas cercanas y a las islas, dijo Balido por teléfono desde la isla de Mindanao, escenario de la peor devastación.

Las autoridades también han solicitado la ayuda de los pescadores locales para la búsqueda de decenas de personas que siguen desaparecidas, dijo, y agregó que algunos pescadores se ofreció, ya que muchos de ellos habían perdido a familiares y amigos en el desastre.

Las lluvias torrenciales de la tormenta tropical Washi, que golpearon el sur de Filipinas entre diciembre 16 y 18, desencadenó deslizamientos de tierra e inundaciones repentinas que arrasaron pueblos enteros.

"He pasado por muchos desastres, pero este es el peor, algunos de los supervivientes han perdido sus familiares", dijo Richard Gordon, presidente de la Cruz Roja de Filipinas.

"Algunos han perdido hasta 30 familiares", dijo en comentarios publicados recientemente en la página web de la organización.

El número de personas heridas como consecuencia de la tormenta se ha más que duplicado a 4.594 desde 1.979 el fin de semana, informó en un comunicado en su página web el Consejo de Administración Nacional para la Reducción del Riesgo.

Las Naciones Unidas dijeron la semana pasada que la tormenta ha creado "enormes" necesidades humanitarias en la región. Se ha hecho un llamado para recaudar 28 millones de dóalres para hacer frente a los problemas inmediatos, con decenas de miles de personas desplazadas en los alrededores de las ciudades portuarias de Iligan y Cagayan de Oro.

Muchas personas carecen de alimentos, refugio y agua potable, dijo las Naciones Unidas.

La tormenta, conocida localmente como Sendong, ha afectado a casi 700.000 personas en la región, unos 370,000 de los cuales se les está ayudando en los centros de evacuación.

Se estima que 1.079 personas permanecen desaparecidas en el caos que siguió a la tormenta, de acuerdo con el Consejo. Dijo que el total está sujeto a verificación.

El presidente Benigno Aquino de Filipinas ha declarado el estado de calamidad nacional después de la tormenta.