EE.UU. investigará si hubo filtraciones en una película sobre Osama bin Laden

WASHINGTON (CNN) — El Departamento de Defensa de Estados Unidos afirma que iniciará una investigación para determinar si autoridades brindaron ayuda indebida a la realización de una película sobre la muerte del terrorista Osama bin Laden, que aún no sale al mercado.

La medida del inspector general del Pentágono —como se conoce popularmente a la institución— ocurre después de que, el verano pasado, el representante republicano Peter King exigiera una indagatoria acerca de si información clasificada sobre tácticas, técnicas y procedimientos fue filtrada a los productores de la cinta.

King aseguró que la Casa Blanca dio a los cineastas acceso a altos funcionarios con conocimiento de la operación en la que murió Bin Laden. Entre los productores están Kathryn Bigelow y Mark Boal, quienes realizaron la película The Hurt Locker (Zona de miedo), ganadora del Oscar.

“Esta presunta colaboración afecta el deseo de transparencia para favorecer una visión cinematográfica de la historia”, escribió King en agosto al exigir la investigación.

“Oficiales del gobierno pudieron haber entregado a los cineastas detalles de la operación que exitosamente mató” a bin Laden, señaló, citando un reporte del diario estadounidense The New York Times.

King también se quejó por reportes que indicaban que la película, que todavía no tiene título, sería lanzada antes de las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

La cinta, según los productores, será publicada en diciembre.

Antes de Navidad, el inspector general del Pentágono escribió a King para informarle que la institución “investigará las preocupaciones expresadas en su carta del 9 de agosto de 2011”.

Este jueves, King emitió un comunicado en el que señala estar “complacido” con la decisión de los inspectores del Departamento de Defensa y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), que “están de acuerdo conmigo en que una potencial filtración a los cineastas es algo que vale la pena de investigarse”.

Cuando King tocó el tema por primera vez, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo a periodistas: “No hay diferencia entre la información que le hemos dado a todo el que está trabajando en este asunto, y la que dimos a aquellos de ustedes en este cuarto que siguieron el caso en los días posteriores al operativo”.

“No discutimos información clasificada y espero que en la medida que enfrentamos una constante amenaza terrorista, el comité del Congreso sobre Seguridad Interior tenga temas más importantes que debatir que una película”, señaló el portavoz.

En agosto, Bigelow y Boal señalaron en un comunicado: “Nuestro proyecto acerca de la década de persecución contra Bin Laden ha tomado muchos años e integra los esfuerzos colectivos de tres gobiernos, los de los presidentes Clinton, Bush y Obama”.

El inspector general de la CIA no habló del rol de la agencia en la cinta, pero escribió a King que ésa tendrá “una política escrita para crear un solo punto de referencia que rija las futuras interacciones con la industria del entretenimiento”.

Philip Strub, director de medios y entretenimiento del Pentágono, dijo que sólo ha tenido un encuentro con Bigelow y su equipo con relación a la película desde que murió Bin Laden. Únicamente ha hablado con Boal por teléfono sobre el guión que, sostuvo, aún no está completo.