El gobierno de EE.UU. entrega más información sobre "Rápido y Furioso"

Por Terry Frieden

WASHINGTON (CNN) -— El Departamento de Justicia de Estados Unidos entregó este jueves al Congreso 482 páginas de documentos internos, como parte de la indagatoria que el Legislativo hace del operativo Rápido y Furioso, diseñado para detectar traficantes de armas a México.

La operación incluyó desde 2009 la estrategia de permitir las compras ilegales de armas de fuego y que éstas fueran trasladadas de armerías en Arizona, en el sur estadounidense, hasta la frontera para los cárteles del narcotráfico mexicanos. El objetivo del operativo era monitorear el flujo de armamento hasta su destino final.

Sin embargo, cientos de armas se extraviaron en el camino, y una serie de críticas surgieron cuando dos piezas implicadas en la operación fueron encontradas en el lugar donde fue asesinado el agente Brian Terry, en diciembre de 2010.

Las acusaciones se han dirigido contra la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Justicia, del cual depende.

Recientemente, el departamento publicó documentos sobre una operación similar de la ATF conocida como Receptor Abierto, que se llevó a cabo en 2006 y 2007, durante el gobierno de George W. Bush.

Un alto funcionario de la institución dijo que esos documentos muestran que los oficiales sabían que se había permitido que las armas caminaran hacia México, tal como lo hicieron en el operativo Rápido y Furioso.

“Hasta este momento ya tenemos suficiente para los cargos (por conspiración y falso testimonio por la compra de un arma), pero también queremos las piezas de manufactura y distribución, queremos todo”, dijo un agente no identificado de la ATF en un documento. Entonces no se hicieron arrestos y la operación continuó.

Los últimos documentos entregados no dejaron satisfecho al opositor partido Republicano.

“Es muy desalentador que los altos funcionarios de Justicia supieran los detalles de tales problemas en la operación Receptor Abierto y no escucharan las advertencias sobre las peligrosas tácticas usadas a mayor escala en Rápido y Furioso”, dijo el congresista Darrell Issa, uno de los principales críticos de la ATF.

“Los documentos entregados por el Departamento de Justicia prueban que este gobierno sabía que las armas caminaban en la operación Receptor Abierto y no hicieron nada al respecto, aunque estaba pasando de nuevo en Rápido y Furioso”, señaló el senador Charles Grassley.

Se prevé que el debate en torno al tema reinicie el 2 de febrero, cuando el titular del departamento, Eric Holder, testifique nuevamente ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, presidido por Issa.