(CNN) – Un barco de carga que encalló en un arrecife de la costa de Nueva Zelanda el año pasado se rompió en dos durante una tormenta, arrojando escombros y creando la posibilidad de un nuevo derrame de petróleo, dijeron el domingo autoridades de ese país.

Cientos de toneladas de petróleo ya se han derramado de la embarcación, lo que llevó a Nick Smith, ministro de Medio Ambiente de Nueva Zelanda, a catalogar el derrame como el desastre ambiental marítimo más grave del país.

Las partes del buque, que ahora están a una distancia de alrededor de 20 a 30 metros, permanecen en el arrecife Astrolabe.

El Rena, un barco de bandera liberiana, golpeó el arrecife a 12 millas náuticas de la costa de la ciudad de Tauranga, en Isla Norte, en octubre.

“Aunque que los reportes en esta etapa indican que no ha habido derrame significativo de petróleo, con el Rena en su actual estado de fragilidad, un mayor derrame es probable. A pesar de que no se conoce cuánto petróleo se ha salido, equipos de trabajo han sido movilizados y estarán listos para responder a cualquier cosa que llegue a la costa. La respuesta ambiental también se ha incrementado para ayudar con cualquier especie silvestre afectada”, dijo la entidad estatal Maritime New Zeland en un comunicado.

Se espera que el mal tiempo, que causó el rompimiento del buque, continúe durante los próximos tres a cuatro días, dijo la agencia.

Se confirmó que al menos 23 contenedores del barco se perdieron como resultado de la rotura, mientras se cree que otros siete están en el agua, dijeron funcionarios.