CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Adolescente sin hogar es semifinalista en concurso científico de Intel

Por Paula Andrea Daza

(CNN) — Durante dos años y medio, Samantha Garvey se ha se sumergido en los pantanos de sal de Long Island en Nueva York: picando, examinando y cuestionando; todo en nombre de la ciencia.

Pero después de un duro día de trabajo, en la escuela o en el campo, la estudiante de último año de preparatoria no puede volver a casa por la noche. Ella no tiene un hogar.

La joven de 17 años de edad, no permite que el hecho de vivir en un refugio para desamparados le impida cumplir sus sueños. Este miércoles fue nombrada una de los 300 semifinalistas del prestigioso concurso Intel Science Talent Search, colocándose en la contienda para ganar una beca universitaria de 100.000 dólares.

“Es muy especial”, dijo su padre, Leo Garvey, a Jane Vélez-Mitchell de la cadena HLN el jueves por la noche. “Es muy trabajadora, muy motivada y dedicada en todo lo que hace”.

Junto con sus estudios en la Preparatoria Brentwood, situada cerca del centro de Long Island, a unos 72 kilómetros al este de Nueva York, Samantha Garvey pasa gran parte de su tiempo libre trabajando con biólogos marinos.

Eso condujo a la realización de su proyecto, que según el sitio web de Society for Science and the Public se titula: Los efectos del ambiente físico y los depredadores en la plasticidad fenotípica de Geukensia demissa. Para quienes no somos genios científicos de preparatoria, esto se traduce como la forma en que los mejillones costilludos —el término común para Geukensia demissa— ajustan sus características, o fenotipos, en respuesta a los depredadores y al mundo que les rodea.

Las probabilidades estaban en su contra cuando Garvey envió su proyecto para la competencia, dado que otros 1.838 estudiantes de otras 500 escuelas preparatorias habían presentado solicitudes también. Cuando supo que pasó la primera eliminatoria, la estudiante de último año de preparatoria dijo que estaba en “completa incredulidad”.

“Estaba absolutamente extasiada”, dijo a HLN. “Es la sensación más increíble. No puedes creer que esté sucediendo”.

Continuar avanzando podría no ser tan fácil para Garvey. Por un lado, la competencia tiene una tradición de elegir proyectos de algunas de las mejores mentes científicas de jóvenes de Estados Unidos: participantes anteriores del programa han ganado siete Premios Nobel y 11 becas de la Fundación MacArthur, entre otras muchas distinciones, de acuerdo con el sitio web del concurso.

Todos aquellos seleccionados como semifinalistas, incluyendo a Garvey, recibirán un premio de 1.000 dólares. Los 40 finalistas serán seleccionados entre ese grupo y serán anunciados el 25 de enero. Todos ellos ganarán un viaje a Washington, D.C., donde los finalistas del año pasado se reunieron con el presidente Barack Obama y otros funcionarios, y ganarán becas que van desde 7.500 a 100.000 dólares, según Intel.

Pase lo que pase con este concurso, Garvey dijo que tiene grandes esperanzas para los próximos años.

Eso incluye asistir a la universidad en Brown o Yale, dice, y lo ideal sería que algún día consiguiera un empleo para una agencia gubernamental como la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos.

“Tengo muchos planes para el futuro”, dijo Garvey. “Me gustaría continuar con lo que estoy haciendo ahora, continuar con la investigación científica y obtener un doctorado y seguir marchando hacia adelante”.