CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Al menos 156 muertos en Nigeria por ataques a edificios del gobierno

Por CNN en Español

LAGOS (CNN) — Nigeria impuso un toque de queda por 24 horas en la ciudad de Kano, en el norte del país, luego de que atacantes asesinaran a unas 156 personas durante una jornada de ataques contra ocho edificios del gobierno, dijo un militar a CNN este sábado.

Entre las víctimas hay al menos dos policías y un periodista, informó la policía de Nigeria a través de un comunicado. La cifra oficial de muertos es de siete, pero testigos dijeron a CNN que habían contado 26 cuerpos en un vehículo.

Nwankpa Nwankpa, funcionario de la Cruz Roja en la capital, dijo que las operaciones de búsqueda y de rescate están en marcha y que los voluntarios están trabajando para atender a los heridos.

Testigos dijeron que temen que el gobierno minimice el número de víctimas para evitar futuras tensiones y ansiedad entre la gente.

Los ataques se dirigieron contra varios sitios de policía, cuarteles y la casa en construcción del inspector general de la policía en Kano.

Otros sitios afectados fueron la oficina de pasaportes, instalaciones de seguridad del estado así como de inmigración, según la policía.

Residentes aterrorizados formaron barricadas en sus hogares, de acuerdo con Murtala Mati, de la Asociación Cristina de Nigera. “El gobierno está haciendo su mejor esfuerzo, pero tenemos miedo…estamos asustados”, dijo.

Durante el ataque, los asaltantes entraron a la estación de policía, liberaron a detenidos e hicieron estallar bombas, según las autoridades. Después recorrieron la zona a bordo de un auto y motocicletas al mismo tiempo que disparaban.

El grupo islamista Boko Haram se atribuyó la responsabilidad del ataque durante una llamada telefónica al diario Daily Trust, de acuerdo con periodistas del mismo.

Nigeria cerró sus fronteras con Camerún y Níger este sábado, a los cuales acusa de permitir el libre paso a los militantes.

El gobierno ha puesto en marcha un estado de emergencia y un gran número de tropas han sido enviadas al norte del país.

El comisionado en jefe de la Unión Africana (AU, por sus siglas en inglés), Jean Ping, condenó “en los términos más fuertes” los ataques del sábado, y expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas así como su preocupación por quienes fueron heridos.

La AU rechaza el terrorismo en todas sus formas, aseguró a través de un comunicado, y dio su apoyo a Nigeria en sus esfuerzos por contenerlo.

En diciembre, el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, declaró estado de emergencia en cuatro estados del norte. La declaración siguió a una serie de ataques contra iglesias cristianas por parte de Boko Haram.

El hombre sospechoso de planear los ataques, llamado Kabiru Sokoto, fue brevemente capturado esta semana pero escapó mientras era trasladado por la policía a otra prisión.

Varios policías y el comisionado local están bajo investigación por el escape. Hay una recompensa de 307,000 dólares para quien ofrezca información que lleve a la reaprehensión de Sokoto.

El norte de Nigeria ha sido azotado por la violencia religiosa en semanas recientes, incluida una serie de ataques a principios de enero que mataron a al menos 25 cristianos.

Boko Haram ha sido acusado por meses de provocar el derramamiento de sangre al atacar iglesias y estaciones de policía.