Cifra de muertos el domingo en Siria es de 64, según grupos de oposición
Los enfrentamientos entre opositores y fuerzas gubernamentales siguen dejando consecuencias fatales en Siria.

(CNN) – Al menos 64 personas murieron en Siria el domingo, según dijo un grupo de oposición, en tanto la Liga Árabe suspendió su misión de observación designada para proteger a los civiles sirios de la violencia promovida por el gobierno.

La cifra de muertos incluye 19 en Homs, 15 en Hama y 16 cerca a Damasco, según al grupo Comités de Coordinación Local de Siria. Tres niños están entre los muertos, dijo el grupo.

Antes, otro grupo de oposición, el Consejo General de la Revolución Siria, dijo que al menos 34 personas murieron el domingo, incluyendo una persona que había sido asesinada tras ser torturada, una mujer y dos niños.

Duros enfrentamientos se llevaron a cabo en las afueras de Damasco, según los Comités de Coordinación Local. Al menos 50 personas resultaron heridas en un bombardeo de parte de las fuerzas gubernamentales, dijo el grupo, agregando que las fuerzas atacaron áreas residenciales y cortaron la electricidad, el agua y la comunicación.

Las muertes reportadas se producen un día después de que fuentes de oposición dijeron que al menos 98 personas habían sido asesinadas.

CNN no pudo confirmar de manera independiente los reportes de Siria porque el gobierno limita la actividad de los periodistas en el país.

Ali Erfan, alto asesor del secretario general de la Liga Árabe Nabil el-Araby, dijo el domingo que la actividad de los observadores había sido suspendida, y que todos los observadores que estaban afuera de Damasco habían sido devueltos a la capital.

Algunos abandonarán el país, dijo. Otros permanecerán en Damasco por el momento, pero no realizarán ninguna misión, afirmó, agregando que no tenía detalles sobre cuántos partirán y cuántos se quedarán.

El ministro de exteriores de Rusia dijo el domingo que está a favor de aumentar el número de observadores en Siria, y que no entendía por qué la Liga Árabe suspendió su misión de monitoreo.

“Nos gustaría entender por qué esta útil herramienta es tratada de esta forma”, dijo el ministro Sergei Lavrov, según lo registraron medios rusos.

La Liga Árabe anunció el sábado que suspendía la misión debido al dramático incremento en la violencia.

El gobierno del presidente Al-Assad ha estado bajo presión internacional para detener la extensa y violenta represión contra las protestas opositoras que empezaron el año pasado.

Las Naciones Unidas, Estados Unidos, la Unión Europea y miembros de la Liga Árabe le han pedido a al-Assad terminar con la violencia y salir del poder.

Entretanto, grupos políticos kurdos sirios se reunieron en Iraq para formular un plan para proteger sus derechos si al-Assad es derrocado.  En su declaración final el domingo, los grupos acordaron apoyar las decisiones y recomendaciones hechas por el Consejo Nacional Kurdo.

Aunque los grupos sirios están dispuestos a unirse con la oposición árabe en Siria, quieren más autodeterminación y autonomía en una Siria post-Assad. Los kurdos también rechazan tomar las armas y dicen que temen trasfondos islámicos en los grupos de oposición.

Los kurdos son la minería más grande de Siria, con entre 10% y 15% de la población siria.

La ONU estimó el mes pasado que más de 5.000 personas han muerto desde marzo, cuando el gobierno empezó la represión contra los manifestantes. Los grupos de oposición estiman una cifra mayor, superior a los 7.000 muertos.

La oposición ha culpado por las muertes a las acciones del Gobierno. El Gobierno Sirio dice que los terroristas son responsables.

Diplomáticos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas están considerando emitir una resolución que pida la renuncia del presidente Bashar al Asad y la transferencia del poder al vicepresidente.

Rusia, que mantiene relaciones comerciales con Siria, ha propuesto su propia resolución que le asigne la misma culpa de la violencia al Gobierno como a la oposición, una opción que ha sido descartada por Occidente.

En octubre, Rusia y China emitieron un doble veto de una resolución que no tenía sanciones pero que hubiera condenado la violencia en Siria. Al último borrador también le faltan sanciones, pero es más fuerte que la primera versión, que no decía nada sobre la transferencia de poder.

Francia aumentó la presión sobre Rusia el sábado, con el ministro de Exteriores francés Alain Juppe enviando un mensaje a su contraparte ruso pidiendo cooperación en el tema de Siria.

Entretanto, el Consejo Nacional Sirio, el principal grupo opositor en Siria, les pidió a los expatriados que mostraran su solidaridad al sentarse frente a las embajadas y consulados rusos el domingo.

Habrá una reunión el lunes de expertos de 15 países en el Consejo de Seguridad de la ONU.

El embajador sirio ante la ONU, Bashar Ja'afari, ha desestimado la resolución propuesta.

“Siria no será Libia; Siria no será Iraq; Siria no será Somalia; Siria no será un Estado fallido”, le dijo a los medios.