CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Rusia y China vetan proyecto de resolución de la ONU que condena la represión en Siria

Por CNN en Español

(CNN) — El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas rechazó un proyecto de resolución para condenar a Siria este sábado, luego de que Rusia y China la vetaron.

Rusia, miembro permanente con derecho a veto y socio comercial de Siria, insinuó que no está satisfecho con el borrador de la resolución, por lo que quiere agregar algunas enmiendas al texto.

Un total de 13 miembros del Consejo de Seguridad, incluidos miembros permanentes como Francia, Reino Unido y Estados Unidos, votaron a favor de la resolución

Algunos sirios han exigido acciones internacionales para acabar con los ataques a civiles.

Este sábado, el presidente Barack Obama, emitió un fuerte comunicado en el que exhortó a la comunidad internacional a actuar.

«Todo gobierno tiene la responsabilidad de proteger a sus ciudadanos y cualquier gobierno que masacre y cometa brutalidades contra sus pueblo no merece gobernar», dijo Obama. «Asad debe detener su campaña de asesinatos y crímenes contra su propio pueblo ahora. Debe renunciar y permitir una transición democrática de inmediato».

publicidad

Mientras, el enojo internacional crece por los reportes de matanzas masivas a manos del gobierno.

Las fuerzas del gobierno «cometieron una de las masacres más terribles desde el inicio de la revuelta en Siria», al asesinar a unos 260 civiles en el último día en Homs, indicó este sábado el Consejo Nacional Sirio, de la oposición. «Durante el ataque, los edificios residenciales y viviendas fueron bombardeados al azar», señaló el grupo.

Algunos residentes sirios dijeron que la comunidad internacional está indiferente, mientras se acumulan los cadáveres en las calles.

«La ONU no está haciendo nada al respecto. La Liga Árabe no está haciendo nada al respecto… Mientras ellos están teniendo su pequeña discusión, la gente está sentada aquí y se está muriendo», dijo un activista, identificado como Danny.
Según el activista, los ataques en Homs comenzaron después de que unas cuantas docenas de miembros del Ejército sirio desertaron y huyeron a una parte de la ciudad.

«Los civiles les dieron la bienvenida (a los desertores) y les dieron las gracias por su valentía», dijo. «Cuando el Ejército se enteró, comenzó a bombardear al azar con proyectiles de tanques, bombas de mortero. Es como si estuvieran matando animales».

Abu Abdo Alhomsy, residente de Homs, describió la escena como una «masacre», con el bombardeo continuo y la presencia de francotiradores.

«Hay tanta gente en las calles que está herida y necesita ayuda, pero no podemos llegar a ellos para ayudarlos», dijo. «Están listos para matarnos a todos. Ellos no tienen ningún problema en hacer eso. Por favor, hacemos un llamado a la comunidad internacional en busca de ayuda», dijo Alhomsy.

Como uno de los primeros signos del enojo internacional, Túnez anunció que expulsaría al embajador de Siria en su capital, mientras que el ministro francés de Relaciones Exteriores condenó la violencia en Homs «en los más fuertes términos».

«Lejos de detener la represión de la policía, las autoridades Sirias han ido más allá de la barbarie. La masacre en Homs es un crimen contra la humanidad; sus autores deben ser juzgados», dijo Juppe en un comunicado.

El funcionario francés dijo que los últimos hechos violentos subrayan la necesidad de que el Consejo de Seguridad de la ONU asegure la implementación del plan de la Liga Árabe.

«La comunidad internacional debe reconocer y apoyar el derecho de los ciudadanos sirios de libertad, seguridad, y elección de su futuro político», dijo Juppe. «Aquellos que impidan la adopción de esta resolución tendrán gran responsabilidad ante la historia».

Túnez expulsará al embajador de Siria de su capital y retirará el reconocimiento diplomático al gobierno en Damasco, en respuesta a los eventos en Homs, dijo el vocero del presidente Moncef Marzouki este sábado, en un comunicado transmitido por la agencia de noticias estatal.

Este sábado, en la Conferencia de Seguridad en Munich, Alemania, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que aún faltaban algunas cosas en el texto, de acuerdo con la agencia de noticias Itar-Tass.

«Debemos eliminar todas las ambigüedades en el texto», dijo Lavrov. «El diálogo interno sirio debe ser conducido sin precondiciones».

El ministro ruso también defendió la venta de armas de su país a Siria y dijo que ello no afecta el equilibrio de poder regional.

«No proveemos armas de fuego y lo que proveemos no es utilizado en el conflicto», dijo, de acuerdo con la agencia RIA Novosti.

En octubre, Rusia y China emitieron un doble veto a una resolución que no contemplaba sanciones, pero condenaron la violencia en Siria.

El Consejo Nacional Sirio indicó que espera que el país pueda «elegir democráticamente un régimen que asegure la libertad y la dignidad para los sirios». El grupo exhortó a Rusia a cambiar su postura, condenar el régimen y responsabilizarlo por las matanzas masivas.

En tanto, la televisión estatal de Siria niega que el Ejército bombardeara barrios de Homs.

«Esta es una campaña en los medios que utiliza la fabricación y la falsedad… con el fin de afectar a una decisión en el Consejo de Seguridad y encubrir los crímenes y los ataques perpetrados por grupos armados terroristas», dijo el medio oficial.

CNN no puede confirmar de forma independiente los informes de la oposición o del gobierno de Siria debido a que el régimen ha restringido el acceso de los periodistas en el país.

Pero el malestar se ha extendido mucho más allá de Siria, con protestas en las embajadas de ese país en El Cairo, Berlín, Washington y Londres.

Al menos 7,100 personas, entre ellas 461 niños, han muerto desde el inicio de la insurrección de Siria en marzo, según los Comités de Coordinación Locales, una red de activistas opositora que organiza y documenta las protestas en Siria.

Naciones Unidas estimó en diciembre que más de 5,000 personas han muerto desde marzo. Sin embargo, el organismo mundial no ha sido capaz de actualizar esa cifra debido a la inseguridad en el territorio.