CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

La ONU intenta nuevamente adoptar una resolución contra el régimen en Siria

Por CNN en Español

(CNN) — Después de repetidos fracasos de los líderes internacionales para poner fin a la masacre de Siria, se espera que los diplomáticos de la ONU consideren este lunes un proyecto de resolución que «condene enérgicamente» las violaciones a los derechos cometidos por las autoridades sirias.

Se espera que los miembros de la Asamblea General de la ONU examinen este lunes el proyecto más reciente de resolución, que fue elaborado por Arabia Saudita. Los vetos no son permitidos en la Asamblea General, pero las resoluciones no son jurídicamente vinculantes.

Las últimas tres páginas del proyecto «condenan enérgicamente» las violaciones a los derechos humanos cometidos por las autoridades sirias. El informe cita «el uso de la fuerza contra la población civil, ejecuciones arbitrarias, asesinatos y la persecución de los manifestantes, defensores de derechos humanos y periodistas, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, la interferencia con el acceso al tratamiento médico, la tortura, la violencia sexual y los malos tratos, en particular contra los niños “.

El texto fue proporcionado a CNN por una fuente diplomática con la condición de que no se publicará en su totalidad, ya que podría ser modificado.

En tanto, Rusia dijo estar abierta para apoyar un acuerdo internacional sobre Siria, aunque también ha dicho que espera escuchar la propuesta de la Liga Árabe.

Sin embargo, por cada momento de charla, los informes de derramamiento de sangre entre la población civil se intensifican.

publicidad

Al menos un civil murió por fuego de francotiradores en Hama este lunes, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, un grupo activista de la oposición.

Y los bombardeos y tiroteos estallaron de nuevo este lunes en la devastada ciudad de Homs, atormentando a los residentes que dicen que el régimen del presidente Bachar al Asad está enfocado en la eliminación de la oposición.

En un posible cambio en la posición de Rusia sobre Siria, el canciller ruso Sergey Lavrov dijo que su país «está dispuesto a promover un acuerdo de seguridad regional entre los países del Golfo en conjunto con los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que estén listos a promover el diálogo y un acuerdo sobre la seguridad regional entre todos los países del Golfo».

Rusia y China —que tienen importantes lazos comerciales con Siria— vetó dos intentos anteriores por parte de los miembros del Consejo de Seguridad, para aprobar una resolución que denunciaba al régimen sirio. Pero no estaba claro si la declaración de Lavrov de este lunes representa el apoyo de Rusia a esta resolución.

Las palabras de Lavrov se produjeron tras reunirse con el ministro del Exterior de los Emiratos Arabes Unidos, quien asistió a una reunión de la Liga Árabe en El Cairo este domingo.

Más de 680 personas murieron la semana pasada en Siria, la mayoría de los cuales fueron asesinados en Homs, de acuerdo con los Comités de Coordinación Locales de Siria, una red de activistas de la oposición.

CNN no ha podido confirmar de manera independiente esta información, debido a las restricciones del gobierno a la prensa internacional. Sin embargo, los reportes que se general de manera virtual coinciden que el régimen de al-Assad atacan en masa a los manifestantes y a los civiles.

Los miembros de la Liga Árabe —que Siria suspendió el mes pasado— pidieron el domingo una misión de paz conjunta con las Naciones Unidas e instaron a los estados miembros a apoyar a la oposición siria.

La liga dijo que sus miembros han decidido poner fin a su misión de observación —que había estado en Siria en diciembre y enero—, para solicitar una misión de paz conjunta. Dicha misión se encargaría de supervisar las consecuencias de un alto el fuego, anunció el domingo la Liga Árabe con sede en El Cairo.

La liga pidió a los miembros «abrir canales de comunicación» con los grupos de la oposición siria y proporcionar «apoyo político y financiero». Se instó a los miembros a cortar las relaciones diplomáticas y económicas con Damasco, «a excepción de aquellas que afectan directamente a los ciudadanos sirios».

Y advirtió: «El uso de la violencia contra los civiles sirios con esta crueldad extrema, incluyendo a mujeres y los niños, se encuentra bajo la jurisdicción del derecho penal internacional y requiere castigo de sus autores”.

La LCC dijo que elogió a la Liga Árabe para tratar de ayudar a la población siria.

Sin embargo, el gobierno sirio rápidamente derribó los esfuerzos de la Liga Árabe, diciendo que cualquier decisión tomada sin él «no es vinculante».

La oficina del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, emitió un comunicado diciendo que Ban elogia la labor de la Liga Árabe, pero «subrayó que la acción sobre las peticiones específicas de la Liga será un asunto que considere el Consejo de Seguridad”.

«El Secretario General expresó su profunda preocupación por la escalada de violencia, la pérdida de vidas y el deterioro de la situación humanitaria, en particular en la ciudad de Homs», dijo el comunicado. «Toda la violencia debe parar. El Secretario General reitera su llamado al gobierno sirio para que cumpla con la ley internacional y ponga fin inmediatamente a los bombardeos y el uso de la fuerza contra los civiles».

Los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU han intentado en dos ocasiones aprobar una resolución denunciando el régimen sirio, pero fueron detenidos en cada ocasión por vetos de Rusia y China, que son dos de los principales socios comerciales de Siria.

Funcionarios de la ONU estiman que 6,000 personas han muerto desde que comenzaron las protestas que buscan el derrocamiento de al Asad, hace casi un año. La LCC dice que la cifra ha superado con creces las 7,000.