Los bombardeos continúan en Siria tras condena de la ONU por represión

NACIONES UNIDAS (CNN) — El bombardeo continuó en la sitiada ciudad de Homs durante la madrugada de este viernes, un día después de que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución no vinculante que condena la brutal represión del gobierno en Siria.

Durante 14 días consecutivos se han registrado ataques en la ciudad; las fuerzas sirias bombardean los barrios de Inshaat Khailidya y Bab Amr.

Periodistas de CNN han atestiguado la devastación en algunas zonas del país, como Homs.

Los bombardeos han dejado las calles desiertas. Quienes se atreven a salir temen a los francotiradores o los tanques del gobierno. Al interior de varias casas dañadas está la evidencia de que las familias huyen a prisa y dejan atrás ropa, zapatos y juguetes.

Nueve cadáveres fueron encontrados este viernes por la mañana en varios barrios de Homs, dijo el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo activista opositor en Londres.

Miles de manifestantes se reunieron en Idlib, Daraa, Homs, los suburbios de Damasco, Hama y otras ciudades, dijeron activistas. Un video mostró una multitud de personas en Darra con un cartel que decía: "Derrama la sangre, echa a los cobardes", en referencia al régimen del presidente Bachar al Asad.

Se planean manifestaciones en otras ciudades del país para este viernes. Y mientras la matanza continúa, la comunidad internacional busca una manera de detenerla.

Este jueves, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó por un gran margen —137 votos a favor, 12 en contra y 17 abstenciones— una resolución no vinculante favorable sobre el plan de la Liga Árabe que pide al presidente sirio renunciar.

No está claro el efecto que tendrá este fallo en lo que muchos líderes del mundo ven como una implacable campaña del presidente Bachar al Asad para acabar con la oposición.

"Hoy, la Asamblea General de la ONU envió un mensaje claro al pueblo de Siria: el mundo está con ustedes", señaló en un comunicado la embajadora de Estados Unidos, Susan Rice. "Bachar al Asad nunca ha estado más aislado. Una rápida transición a la democracia en Siria ha logrado el apoyo rotundo de la comunidad internacional. El cambio ahora tiene que venir, dijo.

"Para Francia, este es un nuevo paso hacia el final del martirio del pueblo sirio", dijo el canciller francés, Alain Juppé en un comunicado. "Con nuestros socios, haremos todo lo posible en todos los casos para asegurarnos de que esta resolución se implemente plenamente".

El simbólico fallo que condena la violenta represión en Siria se introdujo en la Asamblea después de que China y Rusia impidieron al Consejo de Seguridad aprobar medidas obligatorias destinadas a frenar la violencia. Ambos países están entre las abstenciones de este jueves.

El embajador de Siria en la ONU, Bashar Jaafari, atacó la votación y dijo que la Liga Árabe "está rota, tanto política como moralmente".

Jaafari añadió: "Si las cosas continúan de esta manera, Naciones Unidas se derrumbará moralmente primero y después por completo".

Cuestionado luego sobre la posibilidad de que Siria implemente un alto al fuego por 24 horas en Homs para permitir que las mujeres, los niños y los heridos salgan de la ciudad dijo: "¿Cese al fuego? ¡No estamos en guerra civil! ¡No tenemos un conflicto armado!".

La reciente resolución de la ONU es la más severa contra el régimen de Al Asad hasta ahora. Exhorta a Siria a terminar las violaciones a los derechos humanos y los ataques contra la población civil y los opositores.

Durante casi un año, al Asad ha negado informes que aseguran que sus ataques están dirigidos al pueblo sirio y ha argumentado que es una lucha contra las pandillas armadas y los combatientes extranjeros empeñados en desestabilizar al gobierno.

Pero la mayoría de los recuentos desde que provienen del afirman que las fuerzas sirias matan civiles como parte de una ofensiva contra la oposición que pide la destitución de al Asad.

Al menos 70 personas murieron este jueves en varias provincias, de acuerdo con los Comités de Coordinación Local, un grupo opositor.

De estos, 36 cadáveres no han sido identificados; hay 13 soldados y tres mujeres, por lo menos una de ellas embarazada.

Ahmed, un activista en Damasco que supuestamente tiene contacto con miembros de los Comités en Hama, dijo que unas 100 personas fueron arrestadas en la ciudad, donde el pan, la gasolina, la electricidad y los suministros médicos escasean.

Dijo que alrededor de 60 personas han sido asesinadas en la región en los últimos 11 días, 47 de ellos este jueves en el poblado de Kafranbode, a las afueras de Hama. En tanto, 200 sirios heridos no pueden acudir al hospital, por miedo a que las fuerzas de seguridad los detengan.

CNN no puede confirmar las cifras del gobierno ni de la oposición de manera independiente, pues Siria ha impuesto severas restricciones al acceso de periodistas internacionales.