CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Murió Lydia Lamaison, la abuela de las telenovelas argentinas

Por cnninvitationsaccount

Por Iván Pérez Sarmenti*

En la madrugada del lunes murió en Buenos Aires a los 97 años la actriz argentina Lydia Lamaison. Dueña de una vasta trayectoria de más de siete décadas en cine, teatro y televisión, trabajó incansablemente hasta hace dos años. Sus restos fueron sepultados este martes en el Panteón de actores del Cementerio de la Chacarita en la capital argentina.

Si bien su imagen, y en especial sus profundos ojos celestes, se popularizaron en Argentina, América Latina e Israel en las telenovelas protagonizadas por Andrea del Boca -como “Celeste, siempre Celeste” y “Zíngara”- y la uruguaya Natalia Oreiro en “Muñeca brava”, Lamaison nació en la provincia de Mendoza en 1914 y comenzado su carrera en teatro en 1935 con la obra Cándida, de Bernard Shaw.

En cine debutó en 1939 con “Alas de mi patria” y ese mismo año se incorporó a la compañía teatral de Blanca Podestá, con quien presentó “Madre mía”, de Alberto Vaccarezza, y luego “La vida de Madame Curie”, trabajo por el cual obtuvo el premio revelación. A partir de ese momento recibió todos los galardones nacionales por sus trabajos en televisión como en teatro.

En 1997 fue nombrada “Ciudadana ilustre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” y “Notable Argentina” en 1999. Dos años más tarde recibió el Premio Konex de Platino como mejor actriz de televisión y, simultáneamente, el Diploma al Mérito en la misma categoría. Además, recibió premios como el Santa Clara de Asís, Pepino el 88, ACE, María Guerrero, Estrella de Mar y Florencio Sánchez.

Algunas de sus actuaciones más recordadas en teatro corresponden a las obras “Perdidos en Yonkers”, “Gracia y Gloria”, “Ricardo III” y “El libro de Rut”, que protagonizó luego del unipersonal que escribiera y presentara a los 89 años bajo el título “Qué es el erotismo”.

En cine, participó en más de 25 películas, como “La caída” (1959), “Una excursión a los indios ranqueles” (1963), “Circe” (1964) y “La fiaca” (1969), entre otras, pero se destacó especialmente en 1960 cuando fue dirigida por Leopoldo Torres Nilson en “Fin de fiesta” y “Un guapo del 900”.

Sin hijos, y viuda hace 30 años del actor Oscar Soldati, continuó trabajando hasta hace muy poco tiempo, a pesar de su avanzada edad. “Amo tanto la vida, que no quisiera morirme todavía. No me aferro, pero vivo sin complicarme la existencia. Y mi fervor por el teatro es cada vez mayor», comentó en una entrevista al diario Clarín en 2009.

Más allá de su labor como actriz, se desempeñó activamente hasta sus últimos días como vicepresidenta de La Casa del Teatro, donde albergan y protegen a actores y actrices en su vejez. Por eso, sus familiares decidieron no velarla y solicitaron que en lugar de enviar ofrendas florales, hagan una donación a esa entidad, que era su pasión.

*Nota del editor: Iván Pérez Sarmenti es es periodista, colaborador del diario La Nación y productor de Radio Ciudad en Buenos Aires.

(Las opiniones expresadas en este comentario son solamente las de Iván Pérez Sarmenti.)