Francia y Gran Bretaña exigen a Siria ofrecer ayuda a periodistas heridos

(CNN) — Gran Bretaña y Francia exigieron al presidente sirio, Bachar al Asad, frenar los ataques contra Homs, el bastión de la oposición, para permitir que tres periodistas reciban atención médica, a medida que este jueves se intensifican los enfrentamientos.

Las demandas llegan en la víspera de una reunión donde los líderes mundiales ejercerán presión a Al Asad para terminar con una ofensiva de casi un año en contra de los sirios que piden su destitución.

Una comisión de las Naciones Unidas dijo este jueves que un "diálogo político inclusivo y urgente" es necesario para terminar con la crisis en Siria.

Personal de la ONU que investiga crímenes y violaciones de derechos debe identificar a los "perpetradores" y detenerlos, señaló la comisión.

Tres periodistas supuestamente viajaron a Homs para documentar los ataques de las fuerzas de Al Asad, cuando fueron heridos durante un bombardeo en el que murieron la periodista estadounidense Marie Colvin y el fotógrafo francés Remi Ochlik.

Las muertes y las lesiones a los periodistas occidentales provocaron la última discusión diplomática por la represión por parte del régimen de Al Asad, quien ha estado bajo una gran presión internacional para frenar el derramamiento de sangre.

Al Asad ha negado que se ataque a los civiles. El presidente dice que las fuerzas militares están tras los "terroristas" y los combatientes extranjeros que se empeñan en desestabilizar a Siria.

Pero hay muchas evidencias de que los civiles son asesinados, muchos documentados en las redes sociales y YouTube. La oposición reportó que hasta ahora 9,000 personas han muerto.

CNN y otros medios de comunicación no pueden verificar de forma independiente los informes de la oposición o del gobierno, porque el régimen sirio ha limitado el acceso a los periodistas extranjeros.

Sin embargo, los informes recientes de periodistas que están en Siria sin la aprobación del gobierno han ofrecido una visión a veces horrible de la situación.

En algunos casos, los corresponsales han quedado atrapados en el fuego cruzado. Dos de ellos murieron esta semana mientras cubrían los enfrentamientos en Homs.

Los embajadores de Siria en Londres y París fueron convocados por los respectivos ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países, donde se les pidió organizar la devolución de los cuerpos de los dos periodistas que murieron este miércoles y proporcionar apoyo médico a tres heridos en el mismo ataque.

El Ministerio de Información de Siria ha dicho que no sabe de los periodistas agredidos y dijo que los funcionarios de la provincia de Homs estaban investigando los informes, según un reporte de la Agencia de Noticias Árabes de Siria (SANA).

El Ministerio de Exteriores sirio presentó sus condolencias a las medios en los que trabajaban y a los familiares de Marie Colvin y Remi Ochlik, y negó que Siria sea responsable de la muerte de los dos periodistas, "quienes ingresaron al territorio bajo su propia voluntad", de acuerdo con SANA.

Las demandas se produjeron cuando el Comité Internacional de la Cruz Roja en la capital de Damasco estaba tratando de negociar un cese al fuego temporal para llevar a cabo un corredor de ayuda humanitaria, un esfuerzo que falló un día antes.

"Estamos de regreso, hablando con todos y cualquiera para saber cómo arreglar dos horas de cese al conflicto", dijo Saleh Dabbkeh, un delegado de comunicación de la Cruz Roja en Siria.

Las negociaciones no solo incluirían llevar la ayuda a los periodistas, sino a cualquier civil que busque escapar del conflicto en Homs, dijo.

El embajador Sami Khiyami fue llamado por la oficina de Exteriores de Gran Bretaña, donde el director político Sir Geoffrey Adams dijo que se espera que Siria facilite el regreso de los cuerpos de la reportera estadounidense Marie Colvin y el fotógrafo francés Remi Ochlik, así como la ayuda al fotógrafo británico Paul Conroy.

Conroy, el fotoperiodista Williams Daniels y la reportera francesa Edith Bouvier, de Le Figaro, fueron heridos durante un bombardeo en Homs.

Colvin, una experimentada corresponsal estadounidense para el londinense The Sunday Times y el premiado fotógrafo de guerra Ochlik, de 28 años, fueron asesinados este miércoles.

Las dos muertes llegan después de una semana de que el reportero del New York Times, Anthony Shadid, ganador del premio Pulitzer en dos ocasiones, muriera en Siria aparentemente de un ataque de asma.

"Sir Geoffrey destacó que el gobierno de Gran Bretaña está horrorizado por la continua e inaceptable violencia en Homs, que ha estado bajo ataque por 19 días", dijo la oficina de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"Nuestra clara exigencia era que la violencia se detenga inmediatamente. Las autoridades sirias deben implementar las garantías que le han dado a la Liga Árabe, frenar la violencia contra los civiles y comenzar una ordenada transición política antes de que ocurra una sola muerte más".

El Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Alain Juppe, dijo que ordenó al embajador francés en Damasco exigir seguridad y acceso médico a los periodistas.

Las demandas siguen a reportes de la oposición de nuevos bombardeos en Homs, el día consecutivo de ataques número 20 en la devastada ciudad, que se ha convertido en un centro de la resistencia.

Al menos cuatro personas fueron asesinadas y seis heridas este jueves en ataques por parte de fuerzas del gobierno en Daraa, Idlib, Aleppo y Deir Ezzor, de acuerdo con el grupo opositor Comités de Coordinación Local en Siria.

Entre los muertos estaba un niño de ocho años y un soldado que se negó a abrir fuego contra la gente, dijeron los Comités.

En una reunión este viernes en Túnez, líderes mundiales buscarán ejercer más presión a Al Asad.

Más de 70 países han sido invitados a participar en el grupo Amigos de Siria, que ha sido descrito como parte de "los esfuerzos continuos de nuestros amigos, aliados y de la oposición Siria para concretar los siguientes pasos para frenar la matanza al pueblo sirio y perseguir la transición hacia la democracia en Siria", según la vocera del Departamento de Estado de EU, Victoria Nuland.

Los Amigos de Siria surgieron de los ineficientes esfuerzos del Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar una resolución para condenar la violencia en Siria. Fue vetada por Rusia y China.

Rusia, un aliado desde la era soviética y comerciante de armas con Siria, no formará parte de este grupo. China, en tanto, no ha dicho si participará o no.

Hamdi Alkhshali, Brian Walker y Arwa Damon contribuyeron con este reporte