CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Viajes y Turismo

Viajar con un bebé en primera clase ¿es justo para los demás viajeros?

Por CNN en Español

Por Brett Snyder*, especial para CNN

(CNN) — Mi esposa dio a luz a nuestro primer hijo hace casi dos meses, y ha llegado el momento de planear nuestro primer viaje en avión para ver a los abuelos.

Antes de hacer nuestra elección, nos fijamos en conseguir buenas conexiones y escalas fáciles, horarios que empataran con el horario de sueño de nuestro bebé y configuraciones ideales de asientos. Pero entonces ocurrió algo curioso. Me di cuenta de que había mejoras de asientos disponibles en todos los vuelos de larga duración que íbamos a reservar, y yo tenía las millas necesarias. ¿Debía hacerlo?

Recurrí primero a Twitter e hice la sencilla pregunta: “¿La gente me mataría si tomo un asiento en primera clase con un bebé?”.

Las respuestas fueron mixtas. La mayoría de los padres intervino para sugerir rotundamente que debía hacerlo, mientras que otros dijeron que ciertamente me matarían.

Los viajeros experimentados parecían imperturbables. “No me importa, para eso son los audífonos con aislamiento de ruido”, respondió un viajero con la cuenta de Twitter @brianmcspadden.

Hubo suficiente desacuerdo para hacerme pensar que esto era digno de un formato que no requiere limitar los pensamientos a 140 caracteres. Hice la pregunta en mi blog, The Cranky Flier. Alrededor de 50 comentarios más tarde, encontré que la mayoría de las personas me alentaban a hacerlo, pero las opiniones aún estaban muy lejos de ser unánimes.

Henry Hartveldt probablemente lo dijo mejor: “Brett, he visto a adultos en aviones que se comportan mucho peor que cualquier bebé”.

La gran preocupación es que el bebé simplemente llore durante todo el vuelo y perturbe a todos los que nos rodeen. Por supuesto, como Nicholas Barnard señaló, si estuviéramos en la primera fila de la clase turista, los pasajeros de primera clase no estarían exactamente aislados de todas formas. Así que la clave es realmente esta: No te quedes ahí sentado mientras tu bebé grita. Haz todo lo posible para calmarlo, y la gente será más comprensiva.

Para los recién nacidos, el despegue y el aterrizaje son las partes más difíciles, debido al cambio en la presión. Una persona en los comentarios sugirió dar un biberón o un chupón durante el despegue y el aterrizaje para ayudar con el cambio de presión. Eso sin duda será útil. Este debería ser el mayor problema durante un vuelo, al menos para un niño de esta edad.

Un médico intervino, diciendo: “Los bebés mayormente duermen y no necesitan ser entretenidos. Pero cuando están sufriendo, nada puede distraerlos. Como otras personas han dicho, la mayoría de las veces son los padres quienes no trabajan duro para mitigar el impacto de sus hijos de 18 meses sobre el resto de los pasajeros».

Ciertamente, mi esposa y yo estaremos trabajando activamente para calmar a nuestro bebé si se pone a llorar. Pero en verdad parece que esta es una buena edad para volar en la parte delantera. Una vez que crezca (y se mueva más), es cuando tendremos más cuestiones por las cuales preocuparnos.

Pero aún así, otros creen que los niños nunca deben ser permitidos en la cabina premium del avión. Malaysia Airlines está de acuerdo. Esta aerolínea prohibió que los bebés vuelen en primera clase. Otras aerolíneas no tienen la misma política.

Incluso llamé a la aerolínea directamente para preguntar si había algún problema con mejorar el asiento si viajaba con un bebé. El agente no pudo encontrar nada que prohibiera la mejora, pero habló con su supervisor y el tampoco encontró nada.

En última instancia, decidimos que valía la pena mejorar nuestro asiento por nuestra salud mental. No sólo estaremos más cómodos, sino que incluirán las maletas documentadas en el precio. No he documentado una maleta en años, pero con un bebé, es inevitable.

El viaje es en abril, y puedes estar seguro de que regresaré con una actualización acerca de cómo nos fue. Mientras tanto, es tu turno de opinar. ¿Viajarías en primera clase con un bebé?

*Nota del editor: Brett Snyder es el fundador del sitio de asesoría sobre viajes aéreos Cranky Concierge, y escribe el blog sobre viajeros frecuentes The Cranky Flier.