(CNN) — Mitt Romney ganó el Supermartes en seis estados, incluido Ohio, pero quedó claro que no es el súper aspirante republicano a la presidencia, ya que sus victorias no lograron el convencimiento necesario para demostrar su capacidad de generar apoyo entre los conservadores acérrimos.

Los triunfos de Santorum en tres estados impidieron a Romney un resultado que definiera con claridad su consolidación como el líder de los respublicanos que enfrentará a Barack Obama en noviembre.

El punto más reñido de la contienda fue Ohio, donde el exgobernador de Massachusetts obtuvo una victoria preliminar, luego fue rebasado por Santorum y finalmente remontó por unos miles de votos, y apenas un punto porcentual.

Romney se presentó al Supermartes con el impulso del apoyo conseguido en Michigan, Arizona y Washington la semana pasada. Desde entonces, adoptó un discurso frontal contra Obama, que repitió esta noche, tratando de disipar las dudas sobre su liderazgo en el partido, cuando aún pendían de un hilo los resultados de Ohio.

El candidato mormón de ascendencia mexicana inició sus victorias de la jornada en Vermont y Virginia. Más tarde ganó en Massachusetts —donde fue gobernador—, Idaho y Ohio.

Tras los discursos del resto de sus competidores, se dirigió a sus seguidores en Boston. “Vamos a tomar sus votos en Massachusetts y llevar esa victoria hasta la Casa Blanca”, afirmó el exgobernador. “Estamos contando los delegados y se ve bien. Y contando los días que faltan para noviembre, se ve aún mejor”, dijo.

Romney agradeció a sus seguidores y a los demás contendientes, antes de centrar su discurso en atacar a Obama tomando, como argumento la falta de trabajo. "Un 8% de desempleo no es lo mejor que América puede hacer, es lo mejor que este presidente puede hacer", dijo Romney. "Tengo experiencia que acredita que estoy capacitado" para recuperar la economía y la creación de empleo, añadió.

“No han sido olvidados. No los dejaremos atrás. Nuestra campaña está en marcha y el verdadero cambio se acerca”, aseguró Romney refiriéndose a los desempleados. “Ustedes no han fallado, tienen un presidente que les falló”, les dijo.

El triple triunfo de Santorum

Rick Santorum remontó durante el día, cuando Romney parecía obtener una clara victoria. El exsenador por Pennsylvania obtuvo un primer y significativo triunfo en Tennessee, estado clave junto con Ohio en el supermartes por la diversidad del electorado. El premio fue de 63 delegados. Además ganó en Oklahoma y Dakota del Norte.

“Ganamos en el oeste, en el centro, en el sur y estamos preparados para ganar en todo el país”, dijo Santorum al dirigirse a sus simpatizantes. “Ésta fue una gran noche, muchos estados. Vamos a ganar algunos, y perderemos algunos, pero como se ve ahora, vamos a obtener al menos un par de medallas doradas y muchas medallas de plata”, aseguró.

Newt Gingrich fue el primer ganador del supermartes, al obtener una victoria prevista en su natal Georgia, el estado con el mayor número de delegados (76) de la jornada.

El triunfo de Gingrich en el estado que lo envió al Congreso le permite un relanzamiento de su campaña, que no había tenido un impulso significativo desde la victoria en la primaria de Carolina del Sur, la única en la contienda.

“Gracias, Georgia. Es gratificante ganar mi estado natal tan decisivamente para impulsar nuestro momento de marzo”, aseguró el expresidente de la Cámara de Representantes. “Soy el único candidato republicano con capacidad para derrotar a Barack Obama”, añadió.

El exlegislador por Texas, Ron Paul, no ganó ningún estado durante la jornada.

La carrera republicana para elegir candidato celebrará otras 12 votaciones en marzo, rumbo a la convención de agosto en Tampa, Florida, en la que se nombra oficialmente al ganador. Según el sistema de representación indirecta de Estados Unidos, los precandidatos necesitan 1,144 delegados republicanos para ganar la candidatura del partido. El elegido disputará en noviembre la presidencia del país a Barack Obama.