CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Irán pone condiciones a Occidente para transparentar su programa nuclear

Por CNN en Español

GINEBRA, Suiza (CNN) — Irán no permitirá que inspectores de la ONU visiten una base militar, donde se sospecha se desarrollan armas nucleares, antes de las nuevas conversaciones con las potencias internacionales, ya que esto no ayudaría a mejorar la confianza, dijo uno de los funcionarios más influyentes de Irán.

«Si Occidente nos está pidiendo más transparencia, entonces deberíamos esperar mayor cooperación», dijo Mohammad Javad Larijani, un miembro de un poderoso clan político en Irán y asesor del líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei.

Las potencias internacionales acordaron reanudar las conversaciones con Teherán para buscar una solución diplomática a las tensiones sobre el controvertido programa nuclear iraní, en medio del sonido de tambores de guerra desde Israel, que ha planteado la necesidad de un ataque preventivo.

«La ecuación es simple. La comunidad occidental nos puede pedir más transparencia. Lo que queremos a cambio es cooperación», dijo Larijani. «Quiero decir que esto es dos líneas paralelas. Una de transparencia de nosotros, y la otra un incremento de la cooperación de Occidente. Debido a que tenemos una sospecha total sobre las intenciones estadounidenses y occidentales».

Las seis potencias que negocian con Irán —Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania— han instado a Teherán a que permita la entrada de los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a la base militar de Parchin.

El AIEA sospecha que en dicho sitio se han hecho pruebas de detonadores de armas nucleares, en la primera parte de la última década. En un informe reciente, la agencia dijo que los experimentos con un sistema de detonación nuclear se realizaron dentro de un recipiente grande de metal en Parchin.

publicidad

Pero en una entrevista en Ginebra, Larijani negó que en el sitio se realicen actividades con tecnologías nucleares.

Los inspectores del AIEA visitaron Parchin en dos ocasiones en 2005, pero no entraron en el edificio que albergaba la cámara de prueba.

La semana pasada, dos diplomáticos occidentales dijeron a CNN que imágenes de satélite muestran camiones y vehículos en los alrededores de Parchin. La descripción sostiene preocupaciones del AIEA de que los iraníes estaban tratando de limpiar la instalación. Pero los diplomáticos dijeron que, si bien las imágenes no muestran actividad de limpieza, no está claro lo que podría ser limpiado.

Irán ofreció la semana pasada permiso para que los inspectores nucleares internacionales visiten Parchin, pero sólo después de que se trabajen varios detalles. Inspectores de la AIEA pidieron visitar las instalaciones durante un viaje en febrero a Irán, pero el permiso fue rechazado entonces.

«Este asunto de Parchin es un tema recurrente», dijo Larijani, secretario general del Consejo iraní para los Derechos Humanos.

En última instancia, Irán está dispuesto a permitir «una total transparencia» de su programa nuclear con «vigilancia permanente», detalló Larijani, pero no de inmediato, y sólo si las potencias occidentales conceden a Irán todos los derechos del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Dijo que se necesita un proceso paso a paso para construir confianza entre las dos partes. Hasta ahora no se ha anunciado fecha ni lugar para la reanudación de las conversaciones.

Larijani se quejó de que las sanciones occidentales contra Irán son «más que injustas», pero negó que sean eficaces.

«¿Detiene la capacidad de Irán para el desarrollo de sus instalaciones nucleares con fines pacíficos?», se preguntó. «Por supuesto que no. Por lo tanto, son un fracaso».

La economía de Irán ha sido duramente golpeada por sanciones a su industria petrolera adoptadas por Estados Unidos y Europa, y por otra ronda de sanciones selectivas contra la venta de crudo, lo que representa alrededor de la mitad de los ingresos de Teherán.

Mientras tanto, Israel ha amenazado con atacar los sitios nucleares de Irán si se agotan las alternativas pacíficas.

En el caso de un ataque contra Irán, Larijani dijo que Teherán no excluye la posibilidad de cerrar el Estrecho de Ormuz, la única salida del Golfo Pérsico, rico en petróleo, o realizar un ataque con misiles contra Israel.

«Aquí quisiera copiar la declaración del presidente (Barack) Obama», dijo. «Todas las posibilidades están sobre la mesa».

Larijani, trató de minimizar la importancia de los comentarios atribuidos al presidente Mahmoud Ahmadinejad hace unos años donde sugirió que Israel debería ser borrado del mapa.

Dijo que los comentarios fueron «definitivamente no» en sentido militar, y que tal enfoque no es “una política de Irán”.

Jethro Mullen contribuyó con este reporte