CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Latinoamérica

Tras fuertes disturbios, los mineros ilegales de Perú aceptan dialogar con el gobierno

Por cnninvitationsaccount

Lima, Perú (CNN) — Los miles de mineros peruanos que se manifestaron esta semana suspendieron sus acciones y aceptaron reunirse con funcionarios de gobierno el próximo lunes, informó la agencia estatal Andina.

“Estamos abiertos a negociaciones y buscar una solución”, dijo el líder sindical Luis Otzuka, de acuerdo con Andina. Las protestas en el sureste del país causaron este miércoles la muerte de tres personas durante los enfrentamientos con la policía.

Los trabajadores de la región Madre de Dios se manifestaron por la entrada en vigor de decretos encaminados a tomar medidas enérgicas contra la minería ilegal.

Los manifestantes intentaron tomar un aeropuerto, un puente y un mercado este miércoles. La policía arremetió contra ellos con gases lacrimógenos y disparos de advertencia. Los manifestantes respondieron con una lluvia de piedras contra los policías antidisturbios.

El gobierno culpó a las acciones de los mineros de las muertes de Carlos Lanci Yumbato, de 46 años, Julio Medina Ticona, de 31 años, y Francisco Areque Jipa, de 35 años. Según el gobierno, otros 38 civiles y 17 policías resultaron heridos. Al menos 60 personas fueron detenidas.

«El gobierno del Perú rechaza los actos de violencia por parte de los mineros ilegales en Madre de Dios y pide a las autoridades regionales y al público en general que apoyen la labor de la policía para restablecer el orden y la paz en esa jurisdicción», dijo el gobierno en un comunicado.

El jefe de gabinete de Ollanta Humala, Oscar Valdés, dijo este jueves que el gobierno se mantiene firme en su intención de regular el sector de la minería informal.

Hay miles de mineros informales en Perú. Los nuevos decretos imponen penas de hasta 10 años para operar las minas ilegales. En tanto, minas informales deben cumplir con ciertos estándares ambientales o deberán ser abandonadas.

Valdés dijo que el tema es importante porque la minería ilegal tiene consecuencias negativas, tales como la esclavitud infantil, la deforestación, el tráfico de drogas y el maltrato a los trabajadores. El nuevo decreto también cuenta con el apoyo de dirigentes sindicales en el sector de la minería formal.

La presidenta de la Confederación General de Trabajadores del Perú, Carmela Sifuentes, dijo que la formalización de los mineros ilegales garantizará su derecho a un salario justo y brindará una vía de escape a la explotación por parte de «mafias». Los manifestantes dicen que los nuevos decretos les niegan su derecho a trabajar.

La periodista María Elena Belaúnde contribuyó con este reporte.