El director de "Kony 2012" es hospitalizado en San Diego

(CNN) — Luego de que la policía lo encontró corriendo en ropa interior por las calles de San Diego, el director del documental Kony 2012, Jason Rusell, fue trasladado a un hospital por agotamiento, deshidratación y desnutrición, de acuerdo con Invisible Children, la organización que produjo la cinta, y su familia.

"Las últimas dos semanas han dejado un grave daño emocional en todos nosotros, sobre todo en Jason, y ese daño se hizo evidente ayer, en un desafortunado incidente", dijo Keesey.

Russell fue encontrado por la policía el jueves, después de que varias personas reportaron que un hombre corría por las calles en ropa interior y gritando, dijeron fuentes.

Aunque la policía de San Diego se negó a dar el nombre del hombre de 33 años, un funcionario familiarizado con el caso confirmó su identidad.

La policía aclaró que el hombre —acusado por la gente que llamó al 911 de obstaculizar el tránsito y actuar de manera irracional— no fue arrestado y que fue llevado a un complejo médico del lugar.

En tanto, en un comunicado, la familia de Russell dijo que el cineasta no se encontraba bajo el influjo de drogas ni de alcohol.

"Permítanos decirles por adelantado que Jason nunca ha tenido un problema por el abuso de sustancias o con el alcohol, y este hecho no fue producto de alguna de estas cosas", señala el comunicado emitido por la familia de Russell. "Aunque sí, él hizo algunas cosas irracionales provocadas por el cansancio extremo y la deshidratación. Por nuestra parte, lo central únicamente recae en su salud y en proteger a nuestra familia".

Russell es uno de los fundadores de Invisible Children, un grupo no lucrativo con sede en San Diego y que produjo el documental de media hora sobre Joseph Kony, líder del Ejército de Resistencia del Señor, conocido por secuestrar, violar y mutilar a sus víctimas.

La cinta rápidamente se hizo popular en YouTube, ante miles de publicaciones en Twitter y Facebook, y alcanzó casi las 80 millones de reproducciones desde que fue dado a conocer, el 5 de marzo.

La popularidad de la película dio lugar a una oleada de apariciones en los medios por parte de Russell y los demás cofundadores de Invisible Children, y provocó el escrutinio por parte de algunos, quienes sostuvieron que el frenesí de las redes sociales era muy poco y demasiado tardío.

La familia de Russell dijo que algunas de las críticas han afectado al cineasta.

El grupo ha dicho que espera que la película y otros esfuerzos de similar índole hagan de Kony un nombre conocido y estimulen el apoyo internacional para detener los asesinatos, violaciones, abusos y secuestros cometidos por su grupo, el Ejército de Resistencia del Señor, en África central.

Kony, quien ha operado en África central durante dos décadas, es buscado por crímenes de lesa humanidad por la Corte Penal Internacional. En octubre, Estados Unidos envió 100 tropas de combate equipadas, en el marco de una misión para matarlo o capturarlo.

"Pensamos que algunas miles de personas verían la película, pero en menos de una semana, millones de personas en todo el mundo la había visto. Aunque toda la atención depositada en el documental resultó genial para crear una mayor conciencia sobre Joseph Kony, también consiguió que se pusiera mucha atención sobre Jason, y debido a lo personal que es el documental, muchos de los ataques en su contra también fueron muy personales, y Jason los tomó muy fuertes", señaló el comunicado.

Rachel Wells, de CNN, contribuyó a este reporte