CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Música

El “maestro” Bruce Springsteen da una lección de su historia en el SXSW

Por cnninvitationsaccount

Austin, Texas (CNN) — Quien esperó que el roquero Bruce Springsteen usara su discurso en el evento South by Southwest SXSW para hablar de su nuevo álbum número uno o de la división en la política de Estados Unidos se llevó una sorpresa.

En vez de hacer esto, Springsteen entregó una historia conmovedora de sus más variadas influencias musicales; desde Elvis Presley, Bob Dylan hasta James Brown y Hank Williams, tocando fragmentos de sus canciones en guitarra. También ofreció un pequeño mensaje para los miles de músicos jóvenes y desconocidos quienes han ido a Austin con la esperanza de hacerla en grande.

“Manténganse fuertes. Manténganse hambrientos. Manténganse vivos”, dijo con voz familiar. “Y cuando caminen al escenario hoy para actuar, tómenlo como si fuera todo lo que tienen”.

Springsteen está en SXSW para ayudar a lanzar Wrecking Ball, su décimo séptimo álbum de estudio, que expresa sus frustraciones sobre lo que él ve como una falta de responsabilidad de parte de los líderes gubernamentales y financieros para resolver los problemas económicos de Estados Unidos.

En el público se encontraban varios miembros de la E Street Band, con quienes tocaría ante 2,000 personas la noche del jueves antes de empezar su gira en América del Norte, comenzando en Atlanta.

El evento del jueves por la noche colocó al frecuente rostro de portada de la revista Rolling Stone en un ambiente inusual: detrás de un podio en una sala de convenciones llena y a mediodía. Con un aspecto un cuanto somnoliento, Springsteen tomó el escenario con 30 minutos de retraso, llevando notas sobre hojas de papel, y quejándose sobre el tiempo.

“¿Qué importancia puede tener este discurso, si lo estamos dando a mitad del día?”, preguntó. “Todo músico decente en la ciudad está dormido. O lo estará para cuando termine”.

Springsteen comenzó su intervención maravillado por las miles de bandas, en casi cada género musical, que están tocando en Austin esta semana y cómo eso hubiera sido inconcebible para él cuando era un joven fanático de la música. Señaló cómo se ha fracturado el ambiente musical y qué tan difícil es para los consumidores, con gustos divergentes, tener un consenso crítico alrededor de un artista; incluyéndose a sí mismo.

En lo que fue una alusión a las estrellas pop manufacturadas de hoy, argumentó que lo que más importa en la música es la “pureza de la expresión humana”, no cómo se ven los artistas o las disqueras, además de los formatos digitales.

“Vivimos en un mundo postauténtico. La autenticidad hoy en día es una casa de espejos”, dijo en su plática de una hora. “Se trata de lo que llevas (al escenario) cuando las luces se apagan”.

Springsteen narró su viaje personal en la escena musical, comenzando cuando vio por primera vez a Presley en The Ed Sullivan Show a la edad de seis años. Pudo tener en sus manos una guitarra rentada, pero sus manos eran muy pequeñas para poder tocarla, así que sólo hacía poses de rock enfrente del espejo. “Todavía hago eso”, dijo con una sonrisa.

Recordó cuando era un adolescente y miraba con asombro el primer disco de los Beatles en una tienda. Pero la banda de los años 60 que hizo la mayor impresión en él fue Eric Burdon and The Animals, cuyos gritos de rebeldía le hablaron profundamente. Para ilustrar su teoría, Springsteen cantó unos versos de We Gotta Get Out of This Place, cuyo coro va “We gotta get out of this place/,’cause girl, there’s a better life/for me and you …” (Vamos a salir de este lugar/ por que niña, hay una vidad mejor/ para mí y para ti)

“Eso refiere a toda las canciones que he escrito”, dijo. “Eso es todo. No estoy bromeando”.

Para mostrar cómo las canciones de The Animals formaron las suyas, tocó algunos acordes de Don’t Let Me Be Misunderstood, antes de seguir con Badlnads y su estructura similar.

“¡Escuchen jóvenes!”, dijo con risas a la audiencia. “Así es cómo el robo se lleva a cabo con éxito”.

En lo que se refiere a la composición, Springsteen reconoce que tiene una gran deuda con Dylan, cuyas letras le dan voz a los turbulentos años 60, también hizo referencia a Dylan como “el padre de mi país musical, ahora y siempre”. Cuando Springsteen se hizo famoso a mediados de los años 70, a él y a sus compañeros como John Prine se les etiquetó como los nuevos Dylan.

“El viejo Dylan tenía sólo 30 años”, dijo. “No sé por qué c****** necesitaban a un nuevo Dylan”.

Springsteen siguió citando su amor por los cantantes del soul de los años 60 y 70 como James Brown y Curtis Mayfield, quienes tocaban “música de determinación, del blues, de la tierra”. También tomó inspiración de las canciones solitarias de blues del ícono del country Hank Williams, que dice que lo hacen llorar.

“La música country es provinciana. Y yo también lo era”, dijo. “No era bohemio, ni hipster. Era un chico promedio con quizá un talento mayor que el del promedio”.

Cuando tenía 20 años Springsteen dijo que leyó una biografía del cantante de folk Woody Guthrie, cuyas canciones de protesta “me hablaron muy profundamente”. Para probarlo, levantó su guitarra y dirigió a la audiencia de South by Southwest con unos cuantos versos de This Land is Your Land antes de irse del escenario.