Por Ernie Reid, especial para CNN en Español

Mario Parmisano es uno de los músicos más talentosos de Latinoamérica. Tiene una profunda formación clásica, que le permitió incursionar airosamente en géneros más variados, desde la música popular, hasta el rock y el Jazz. Ha recorrido el mundo compartiendo escenario y estudio de grabación con artistas como Al Di Meola y Herbie Hancock.

En febrero ví el show del Mario Parmisano Tango Jazz Trio en el Boris Club de Jazz de Buenos Aires. En una sala colmada, presencié un espectáculo de un nivel musical y una factura técnica simplemente asombrosas. Desde entonces lo he buscado para que nos cuente su historia. Finalmente, lo encontré en un estudio de grabación en Nueva York, y le pedí que se hiciera de un rato para conversar con nosotros.

Ernie Reid: Mario... ¿Cómo fue tu infancia? ¿Cuándo empezaste a tocar el piano?

Mario Parmisano: Nací el 18 de junio de 1960 en Buenos Aires. ¿Mi infancia? Normal... como la de cualquier chico de esa época, nos gustaba mucho jugar al fútbol, andar en bicicleta y también estudiar música, ya que eso me gustó desde toda la vida. En mi familia se respiraba música todo el tiempo. A los cuatro años me subí por primera vez a un escenario a tocar la guitarra y cantar. El piano vino después.

A los siete años me animé con el piano, pero recién a los once conocí a la profesora que guió mis primeros pasos en la música clásica. Ella es Ana Svendsen, un amor de persona. Todavía viene, cada tanto, a mis conciertos. Ella me enseñó a interpretar la música clásica y me transmitió su pasión para llevarla conmigo el resto de mi vida y poder hoy disfrutar de todo esto.

ER: ¿Tu debut como profesional, cuándo llegó?

MP: Yo era muy chiquitito, en realidad. Tenía siete años. Fue en 1967. En esa época cantaba y tocaba folklore. Fui a varios programas infantiles, y en uno de ellos me contrataron. Esa fue la primera vez que me pagaron por tocar como un profesional.
Mi primera oportunidad me la dio Rubén Aguilera, quien, siendo director musical de Sandro y de María Martha Serra Lima, me hizo conocer los estudios de grabación, y me dio mi primera oportunidad de grabar como sesionista. Estoy eternamente agradecido a Rubén. Un tipazo.

ER: Hablame de tus comienzos, de David Lebón, Silvina Garré, Pedro Aznar y Estela Raval.

MP: Mi carrera profesional comenzó en la década de 1980, con Estela Raval y Los Cinco Latinos. En esa época tenía veinte años, y ser el director musical de semejante estrella, de gente que era más grande que yo... fue un puesto muy importante para mí. También tuve el honor de ser director musical de Sergio Denis. Grabamos discos con él, llenamos siete Luna Park, con un éxito increíble. Después tuve una etapa más rockera, en la que tuve el honor de integrar las bandas de David Lebón, Pedro Aznar y Silvina Garré. Todos ellos artistas históricos de Argentina, de quienes aprendí muchísimo.

ER: ¿Cuáles fueron tus principales influencias artísticas?

MP: Mi influencia principal fue, obviamente, Astor Piazzolla. Escuché su música cuando tenía diez años. Escuché Adiós Nonino y quedé seriamente tocado por esa música. Me llegó muy profundo. La emoción, el lirismo y... es Buenos Aires... es ese color de Buenos Aires. Desde chiquito empecé a animarme a tocar Verano Porteño, la misma Adiós Nonino, y con las vueltas de la vida, quiso el destino que recorriera el mundo con Al Di Meola tocando música de Piazzolla. Al es un fan de Astor también. La influencia de Astor es enorme. Esto no lo hago por snob o porque esté de moda. Lo hago desde los diez años, y lo seguiré haciendo hasta el último día de mi vida.<

ER: Mencionaste a Al Di Meola ¿Cómo lo conociste? ¿Qué discos grabaste con él?

MP: A Di Meola lo conocí en el Teatro Ópera de Buenos Aires, en 1993. Me lo presentó Hernán Romero, hijo de Estela Raval. A los pocos días viajé a Nueva York para una audición. Todo salió bien, y me quedé 15 años. Grabé cinco discos con él, cinco DVDs, e hicimos más de dos mil conciertos alrededor del mundo. En fin, fue una muy linda etapa, de un crecimiento artístico y personal muy grande para mí.

Mi primera grabación con Al fue en 1994, el disco Orange & Blue. Fui productor asociado de ese disco y tuve el honor de grabar con músicos increíbles como Steve Gadd (batería), Peter Erskine (batería), Marc Johnson (bajo), Manú Katché (baterista de, entre otros, Peter Gabriel y Sting), y también con el bajista galés Pino Palladino. En fin, músicos de primera línea.

ER: Durante esos años compartiste escenarios y sesiones de grabación con verdaderos monstruos del Jazz. ¿Me contás quiénes fueron? ¿Cómo fue trabajar con ellos?

MP: Con el transcurso de los años, hasta pude compartir disco con Herbie Hancock, Chick Corea y John Patitucci. Ya con el primer disco que grabé con Al Di Meola tomé real conciencia de dónde estaba parado. Era una responsabilidad muy grande mantenerme en ese nivel. Con el correr de los años, eso se transformó en una alegría que hasta el día de hoy sigo disfrutando, y espero disfrutar durante muchos años más.

ER: Después de una carrera increíble, comenzaste tu proyecto solista, El Mario Parmisano Trío. ¿Cómo se dio? ¿Dónde lo presentaste?

MP: En 2008 presenté el disco A Mis Viejos en el Ford Amphitheatre de Los Angeles, en Hollywood. En esa oportunidad, toqué con músicos norteamericanos. En un momento quedaba solo en el piano, y toqué música de Piazzolla. Hice un pequeño tributo y recibí una ovación.

De regreso en Buenos Aires formé el trío, con Jorge Oss en bajo y Lucas Canel en batería. Con ellos realizamos un ciclo en el Centro Cultural Borges durante dos meses. Grabamos un disco en vivo titulado Remembering Astor, y seguimos tocando hasta el día de hoy. Nos presentamos en Moscú en tres oportunidades con la Orquesta de Cámara del Kremlin. Tocamos en Turquía, en Venezuela y compartimos festivales de Jazz con el cuarteto de Jazz-Fusión Yellowjackets y Dave Valentín.

ER: Tu presente no puede ser mejor. El Festival de Jazz de Puerto Rico con Paco de Lucía, nuevo disco y la presencia confirmada en el Teatro Colón de Buenos Aires…

MP: Desde Nueva York me voy a cerrar el Puerto Rico Heineken Jazz Festival, el 1° de abril junto a Paco de Lucía. También estarán Michel Camilo y Abraham Laboriel. Con el trío terminamos el disco Michelangelo, que estamos presentando ahora, y aquí en Nueva York estoy trabajando sobre los arreglos de un disco nuevo que vamos a estar grabando en unos meses. Este es un año muy productivo. A nuestro regreso a Buenos Aires estaremos haciendo una gira con la Orquesta del Instituto Superior de Arte. Serán seis conciertos en toda la Argentina.

El 7 de junio vamos a tocar en el Teatro Colón de Buenos Aires. Para mí va a ser un sueño cumplido. Lo deseé mucho el año pasado y agradezco a la vida, al destino y a cada una de las personas que participaron de este proyecto, porque me permitieron acceder a ese lugar de privilegio y tocar en el teatro más importante de Argentina.

ER: En tiempos de redes sociales, ¿cómo te manejas con Twitter y Facebook? ¿Te resultan herramientas útiles?

MP: Sí, en esta época de globalización digital son muy importantes. No tengo Twitter, pero me manejo con Facebook https://www.facebook.com/pages/MARIO-PARMISANO/105552016175698 y creo que eso ayuda un poquito a los músicos independientes a difundir lo que hacemos y que la gente tenga la oportunidad de escucharnos, también a través de mi sitio Web http://www.marioparmisano.com/

ER: Para cerrar, Mario, lo que todos están pidiendo... ¿Tocarías algo en exclusiva para CNN en Español?<

MP: ¡Por supuesto!

Mario se sentó al piano... y tocó para nosotros un fragmento de Concierto Para Quinteto, de Astor Piazzolla. El prodigio de este hombre es sencillamente apabullante.

¡Gracias, Mario Parmisano!

Sigue a Ernie Reid en Twitter: