(CNNMéxico) — La policía estatal de Sonora detuvo este miércoles a ocho personas señaladas como responsables del asesinato de dos niños y una mujer, así como de utilizar su sangre en rituales relacionados con el culto a la Santa Muerte.

Los dos niños —de 10 años de edad— y la mujer —Cleotilde Pacheco de 55— fueron asesinados y su sangre fue derramada sobre un altar de la Santa Muerte para pedir por la protección de la familia Meraz, informó el vocero de la fiscalía local, José Larrinaga.

Los detenidos vivían en la pequeña comunidad minera de Nacozari de García, localizada a unos 250 kilómetros al norte de Hermosillo, la capital del estado. Según la Procuraduría de Justicia local, los acusados reconocieron los asesinatos tras localizarse los restos de las víctimas en un predio cercano a su vivienda.

ARTÍCULO COMPLETO EN CNNMÉXICO.COM