CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

«Mirror Mirror», el filme frívolo donde Julia Roberts hace de reina mala

Por CNN en Español

(CNN) — Julia Roberts está claramente fuera de lugar en el papel que hace en la película «Mirror Mirror», el primero de dos filmes de Blanca Nieves que se estrenarán este año.

La película, que parece haber sido filmada en un globo gigante de nieve, va entre la invención, la exuberancia y las tonterías para dar un evidente paso en falso, pese a que Roberts se muestra dispuesta a intentar levantarla.

La actriz interpreta a la reina mala, la madrastra cruel de Blanca Nieves, un rol que requiere de maldad, sangre fría, arrogancia, astucia y clase, cualidades que le faltan a la cálida e intuitiva Roberts, quien se conforma con ofrecer un acento inglés altanero pero inconsistente.

Aun así, Julia demuestra estar divirtiéndose a expensas de la vanidad de la mediana edad.

Como es conocido, la reina se engancha en lo que su espejo le dice sobre envejecer, no puede soportar ser remplazada por la belleza de su hijastra Blanca Nieves (Lily Collins, la hija de Phil). En una de los momentos divertidos, se somete a un tratamiento de belleza extenuante que involucra excremento de pájaro, caracoles y aguijones de escorpión (un botox de ensueño) para darle ese estirón; un régimen que probablemente cae en la exageración de lo que la realeza de Hollywood tiene que pasar para estar en frente de las cámaras después de una cierta edad.

Roberts, de 44 años, nunca ha sido ese tipo de chica glamorosa. Su personalidad es la que la hace tan atractiva, y muestra una buena figura en los vestidos diseñados para la película por Eiko Ishioka.

publicidad

La estilista japonesa fallecida en enero es conocida por sus vestuarios para Drácula de Francis Ford Coppola, para estrellas como Björk y Grace Jones, así como para la ceremonia de apertura en los Juegos Olímpicos de Beijing. Las creaciones surrealistas de Ishioka han aparecido en tres de los filmes anteriores de Tarsem Sigh: The Cell, The Fall, y, recientemente, Immortals. Su contribución en Mirror, Mirror es tan notoria que el filme está dedicado a ella.

Los trajes de Roberts incluyen una creación ornamentada inspirada en un pavo real. El ingenio de Ishioka está muy bien representado en el sombrero que distingue las personalidades de los siete enanos.

Estos enanos pícaros (Napoleón, Wolf, Grub, Butcher y Grimm son algunos de sus nombres) son un equipo muy diferente a los mineros de Disney, pero son la mejor defensa de Singh contra un guión tambaleante y erróneo.

Los bandidos del bosque se visten como gigantes (Ishioka les proporciona zancos que parecen estar hechos de mangas de acordeón) para molestar a los viajeros como el Príncipe Alcott de Armie Hammer. En algún momento se lleva a la exiliada Blanca Nieves a cambio de servicios de cocina y de limpieza, y le enseña cómo pararse en sus propios pies.

Collins es encantadora como la princesa inocente aunque la sorpresa real del filme es el tono bromista, una ligereza que se presenta como alivio en comparación con lo que hizo en Immortals.

Nathan Lane interpreta al mayordomo de la Reina, Brighton. Hace tiempo que no pasaba tanto tiempo en pantalla aunque buena parte de él lo hace como cucaracha, mientras que Hammer interpreta a un arrogante pero elegible príncipe.

Es un momento del año muy extraño para estreno para Mirror, mirror, pero debe de existir una audiencia que necesita ver un filme familiar frívolo.