CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Human Rights Watch denuncia ejecuciones masivas contra la población siria

Por CNN en Español

(CNN) — Las esperanzas de un cese al fuego en Siria esta semana, aparentemente han fracasado, a pesar de que anteriormente el gobierno de Siria prometió a retirar sus fuerzas de las ciudades para el martes próximo.

Más muertes reportadas, las exigencias del régimen sirio y un nuevo reporte de ejecuciones por parte de las fuerzas armadas sugieren que la crisis está lejos de concluir.

Este lunes, nuevos enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas sirias se registraron cerca de la frontera turca, de acuerdo con el Observatorio de Derechos Humanos Sirio. Seis agentes aduaneros y de seguridad murieron en uno de estos incidentes, según el grupo defensor.

En un reporte de Human Rights Watch se indica que las fuerzas del régimen han ejecutado más de 100 civiles en ataques recientes a ciudades y pueblos.

“En un esfuerzo desesperado para interrumpir los levantamientos, las fuerzas de Siria han ejecutado a gente a sangre fría, tanto civiles como rebeldes”, dijo Ole Solvang, investigador de emergencias de Human Rights Watch. “Las (ejecuciones las) hacen a pleno día y en frente de testigos, evidentemente sin miedo a ninguna responsabilidad por sus crímenes”.

El reportes describe varios casos de ejecuciones en masa, como los asesinatos de al menos 25 hombres en Homs el 3 de marzo, y los de 47 personas, en su mayoría niños y mujeres, en la misma ciudad los días 11 y 12 de marzo.

El Ministerio de Relaciones Exteriores sirio informó este domingo que el régimen no se compromete a sacar las fuerzas sólo para que “grupos terroristas armados” ataquen. El vocero Jihad Makdissi dijo que el gobierno espera obtener garantías por escrito de que los rebeldes armados dejen las armas.

El gobierno de Siria ha culpado constantemente de la violencia en el país a “grupos terroristas armados”. Sin embargo, las Naciones Unidas y otros líderes mundiales han dicho que el gobierno está tomando medidas enérgicas contra los disidentes que buscan una verdadera democracia y el derrocamiento del presidente Bachar al Asad, cuya familia ha gobernado Siria durante 42 años.

Entre los rebeldes se encuentran soldados que desertaron del ejército Al Asad, que han tomado las armas, pero su fuerza es menor en comparación con las tropas del régimen que están mejor equipadas.

La demanda del gobierno a los rebeldes por dejar las armas por vez primera señala otro estancamiento en la crisis de Siria.

“No podemos dejar nuestras armas hasta que se retire el régimen de las ciudades”, dijo Abdullah Odah del Ejército Libre de Siria desde Estambul. “Nosotros no empezamos los asesinatos en masa. El régimen comenzó. Tiene que dejar de matar, y luego automáticamente nos detendremos”.

La semana pasada diplomáticos dijeron que el gobierno sirio acordó el 10 de abril como fecha límite para retirar las tropas de las ciudades. El acuerdo se produjo después de que Siria aceptara un plan de paz presentado por la ONU y la Liga Árabe, por medio de Kofi Annan enviado especial.

Annan ha dicho que espera que los combatientes rebeldes cesen el fuego también después de la fecha límite del martes. Su plan de seis puntos incluye llamadas para un cese de la violencia para ambas partes y un proceso político dirigido por Siria para poner fin a la crisis.

Sin embargo, activistas de la oposición, así como la oficina de las Naciones Unidas, el secretario general Ban Ki-moon, han acusado al régimen sirio del aumento gradual de la violencia en los días previos a la fecha límite de retiro.

Las muertes siguen en aumento

Al menos 69 personas murieron este domingo, según los Comités Locales de Coordinación de Siria (LCC, por sus siglas en inglés), una red de activistas opositores siria.

Esto, según sus cifras, significa que 525 personas han muerto desde que el régimen hizo pública su intención de acatar el plazo de retirar a las tropas de las ciudades.

Uno de los peores reportes fue registrado en la provincia de Idlib, donde 28 personas fueron asesinadas, de acuerdo con LCC.

“No hay ningún tipo de vida aquí”, dijo Ahmad el-Khalaf, uno de los activistas concentrados en Idlib. “Hay francotiradores por todas partes, esperando que uno se ponga en pie para que ellos puedan disparar. No les importa que sea hombre o mujer, anciano o niño. Les disparan por diversión”.

Describió la situación en donde la gente vive con poca agua o comida, con miedo constante de que “las mujeres sean violadas, las casas quemadas” y “que la población sea sacrificada”.

Los medios estatales de Siria, en cambio, reportaron las muerte de seis “mártires armados de las fuerzas de seguridad” en Daraa y Damasco.

CNN no pudo confirmar de forma independiente estos reportes de violencia, debido a que el régimen sirio restringe el acceso a los medios internacionales.

Las Naciones Unidas estimaron que la violencia, que comenzó hace un año, ha causado la muerte de 9.000 personas; sin embargo, el LCC señala que la cifra se eleva a más de 11.000.

Ivan Watson, Yousuf Basil, Jim Clancy, Salma Abdelaziz, Holly Yan, Kareem Khadder y Samira Said contribuyeron con este reporte