Robin Gibb, exintegrante de los Bee Gees, está en estado de coma
Robin Gibb, en la foto una ceremonia de premios en 2010, ha padecido de cáncer de hígado y de colon.

(CNN) – Robin Gibb, integrante de los Bee Gees, está en coma y tiene neumonía, según informa un mensaje de su página web. Gibb ha enfrentado varios problemas de salud, incluyendo cáncer de hígado y de colon.

Los doctores creen que Gibb, de 62 años, tiene un tumor secundario, dijo su representante Doug Wright, confirmando la noticia del diario británico The Sun. Gibb fue sometido a una cirugía de emergencia en 2010 por intestino obstruido y luego fue operado por otros problemas intestinales, dijo Wright.

“Estamos esperando y rezando por su mejoría”, dijo el mensaje en la página de Gibb, que señaló que los reportes de prensa sobre Gibb en estado de coma y con neumonía “son ciertos”.

La noticia de la condición de salud de Gibb generó varias muestras de apoyo en redes sociales y en la comunidad musical.

Peter Frampton, que al igual que los Bee Gees se hizo famoso en la década de los setenta, escribió en Twitter: “Envío mis pensamientos positivos a Robin Gibb y a toda la familia Gibb. Te deseo lo mejor y espero tu rápida recuperación. Mucho amor para ti”.

Otros que expresaron su acompañamiento y sus oraciones fueron Julian Lennon, hijo de John Lennon, y Jackie Jackson, exmiembro de los Jackson 5.

Diane Warren –quien ha escrito y producido decenas de canciones populares para muchos artistas, incluyendo Aretha Franklin y Justin Bieber- describió a Gibb como “uno de los mejores compositores de todos los tiempos”.

Maurice Gibb, hermano gemelo de Robin, murió en 2003 por problemas intestinales.

Andy, otro de los hermanos Gibb, murió a los 30 años por una infección cardiaca.

Los hermanos Gibb –que conformaron el grupo Bee Gees- se convirtieron en uno de los grupos británicos más exitosos después de la película de 1977 Saturday Night Fever, protagonizada por John Travolta, una cinta alrededor de las canciones disco.

Incluidos en el Salón de la Fama del Rock en 1997, los Bee Gees han vendido más de 200 millones de álbumes, y su banda sonora de Saturday Night Fever fue el álbum más vendido hasta que Thriller, de Michael Jackson, consiguió esa distinción en los ochenta.

Aunque con frecuencia era la voz acompañante mientras que su hermano Barry hacía la voz principal, Robin Gibb cantó varios de las canciones más populares del grupo, como I Started a Joke y I've Gotta Get a Message to You. También grabó varios años álbumes en solitario durante su carrera.