(CNN) – Después de combatir a las fuerzas del Estado, la guerrilla maoísta en Perú liberó a 36 personas que secuestró esta semana, reportaron los medios estatales.

El ministro de Defensa de Perú dijo que 1.500 soldados rodearon a los miembros del Sendero Luminoso en el sur de Perú –reportó la agencia estatal Andina- para buscar la liberación de los secuestrados, que fueron identificados como trabajadores de empresas petroleras y de gas.

Los insurgentes habían secuestrado a decenas de trabajadores en el pueblo de Kepashiato en la mañana del lunes, según informó Andina. No está claro si todos los secuestrados han sido liberados y están a salvo.

Un capitán de la Policía fue asesinado y dos personas resultaron heridas durante la operación de búsqueda el jueves, cuando los supuestos rebeldes abrieron fuego contra un helicóptero militar, dijo el defensor del pueblo de Perú en un comunicado.

La guerrilla maoísta exigió 10 millones de dólares como para la liberación de los secuestrados, además de armas y explosivos.

Pero funcionarios del Gobierno dijeron que no negociarían con los terroristas y aseguraron que las labores de rescate eran una alta prioridad.

Algunos de los secuestrados eran empleados de la compañía internacional de construcción Skanska, según Andina.

El secuestro se produce después de los recientes anuncios de las autoridades que habían desmantelado de manera significativa y derrotado al grupo rebelde.

En su apogeo, Sendero Luminoso sembró el terror en el país a través de una campaña de bombardeos selectivos en edificios como torres de alta tensión. A lo largo de los años 1980 y 1990, el gobierno se enfrentó en una campaña que redujo en gran medida la capacidad del grupo terrorista.

Después de que las autoridades peruanas capturaron a un líder de los rebeldes en febrero, el presidente Ollanta Humala dijo que el grupo "ya no era una amenaza para el país".