CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Mundo

Aviones de guerra sudaneses atacan la frontera de Sudán del Sur

Por cnninvitationsaccount

(CNN) — Aviones de guerra sudaneses cruzaron una región de la frontera para atacar a Sudán del Sur este lunes, según un testigo, lo que intensifica los combates que amenazan con devolver a los países vecinos a una guerra de gran escala.

El reporte de bombardeos en las ciudades de Bentiu y Robkona ocurrieron días después de que Sudán del Sur retiró sus tropas, a petición de las Naciones Unidas, de la región rica en oro llamada Heglig, aunque Sudán asegura que la zona volvió a ser tomada por soldados de Sudán del Sur.

Los dos aviones lanzaron cuatro misiles en las ciudades vecinas divididas por un río. Cayeron sobre un mercado abierto y mataron al menos a una persona, según el periodista Alan Boswell, quien se encuentra en Bentiu.

Boswell estaba en su carro cruzando el puente entre las dos ciudades cuando vio fuego antiaéreo. Este fue seguido por los misiles.

“Vi a un niño de unos 10 años que estaba completamente quemado”, dijo por teléfono. “Hay otras víctimas”.

Restos de los objetos alcanzados por los proyectiles ardieron durante horas después del bombardeo ocurrido en la mañana, según Boswell.

Horas después del ataque, Boswell aseguró que la presencia militar en la zona aumentó. Dos generales de Sudán del Sur que llegaban a la ciudad dijeron que los ataques eran una “clara escalada” de parte de Sudán.

El vocero del Ejército de Sudán del Sur, Phipil Aguer, aseguró que los combates siguieron este lunes en varias zonas de la región fronteriza.

Sudán del Sur es acusado por su vecino del norte de cruzar continuamente su frontera por lo que el lunes lanzó los ataques.

CNN no pudo contactar de inmediato a un vocero del Ejército de Sudán para conocer su versión. Reclamos de ambas partes son difíciles de confirmar ya que ni periodistas ni observadores tienen acceso a líneas de frente.

Pero un vocero del gobierno de Sudán dijo en la televisión estatal que Khartoum respondería al uso de la fuerza Sudán del Sur usando su propia fuerza.

Los ataques más recientes ocurren luego de que Barnaba Marial Benjamin, ministro de Información de Sudán del Sur, dijo que el Ejército de su país se retiró de las bases cercanas a Heglig y de Sudán del Sur. Las fuerzas de Sudán cruzaron la frontera y atacaron durante el fin de semana, aseguró.

“Están tratando de arrastrarnos de nuevo en una guerra”, sostuvo. “Deben decirles que detengan los ataques”.

Benjamin aseguró que las bases cerca de la frontera han sido atacadas repetidamente por los sudaneses.

Sudán del Sur se separó del norte de julio del 2011, lo que oficialmente convirtió a la hasta entonces más grande nación africana en dos, como resultado de un referendo donde hubo una abrumadora mayoría a favor de la separación.

El referéndum era parte de un acuerdo de paz del 2005 que terminó con la guerra civil que enfrentó a un gobierno dominado por los Musulmanes Árabes en el norte contra los cristianos negros y los animistas del sur.

Cuando se separaron, Sudán del Sur adquirió tres cuartas partes de las reservas de petróleo de Sudán. Los dos países se han enfrentado en las negociaciones acerca de qué tanto el litoral de Sudán del Sur debería pagar por usar instalaciones y tuberías en el norte.

Mientras ambos países reclaman Heglig, Sudán sigue administrando la región. El presidente de Sudán, Omar al-Bashir, se había comprometido a “no rendirse nunca” ante la región en disputa.

La industria del petróleo de Sudán sufrió cuando los combates en Heglig provocaron la interrupción de la producción de petróleo en esos campos, que equivalen a la mitad de la producción total del país (115,000 barriles por día). Imágenes satelitales sugerían que la infraestructura en los campos petroleros de Heglig pudieron haber sido seriamente afectadas.

El Proyecto Centinela Satélite dio a conocer imágenes este domingo que sugieren que una parte crítica de la infraestructura fue destruida. El colector principal, que permite separar o combinar el flujo del petróleo, parece haber sido dañado por una explosión.

Los dos países han acusado al otro de estar detrás de esta destrucción.

Sudán ha acusado a Sudán del Sur de destruir la infraestructura de petróleo y ha asegurado que intentará hacerlo pagar los daños. Sudán del Sur ha dicho que Sudán bombardeó las instalaciones de la central de procesamiento de Heglig.

Daños serios a las instalaciones impedirán que las empresas reanuden la producción y se requerirá inversión para reparar y reconstruir.

El nuevo combate sigue a un fin de semana en el que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llamara a los países a “elegir la paz” y volver a las negociaciones.

Ben Brumfield en Atlanta y Jared Ferrie en Juba, en Sudán del Sur, contribuyeron a este reporte.