(CNN) — Una "brillante idea" podría ayudar a aumentar la eficiencia energética y disminuir las emisiones de carbón de los edificios, de acuerdo con sus creadores.

Mezclando la idea de Google Street View con la tecnología de cámara térmicas multiespectro, la iniciativa del proyecto Essess, con base en Massachusetts, construye una base de datos gigantesca, mapeando propiedades residenciales y comerciales en los Estados Unidos.

El proyecto es idea de Sanjay Sarma, profesor de ingeniería mecánica en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) quien quería crear una manera de identificar y remediar las ineficiencias energéticas en los edificios.

Actualmente Essess tiene un flota de cinco carros equipados con cámaras térmicas, a las que les toma segundos para retratar cada edificio. Entre más brillantes son los colores, es mayor la fuga de calor.

Storm Duncan, director ejecutivo de la compañía, dice que por el momento, están capturando alrededor de tres millones de edificios al mes.

“El propósito del acercamiento es proveer una fotografía de la eficiencia energética. Resuelve del 20% al 30% de los problemas en tu hogar”, aseguró Duncan

“Lo considero una fabulosa manera de empezar un diálogo más amplio sobre un perfil (energético) más comprensivo”, añadió.

Essess también ha desarrollado programas para computadoras que generan reportes energéticos que resaltan áreas específicas de atención y calcula su costo, finenciero y ambiental.

La belleza del sistema de reporte es su simplicidad, dice Duncan, haciendo que los consumidores obtengan inmediatamente un sentido de la eficiencia real de sus casas.

La base de datos también creará lo que él le llama “un ecosistema alrededor de la eficiencia del edificio”, convirtiéndose en piedra angular de un centro competitivo donde los propietarios de las casas se puedan ligar con especialistas que puedan remediar sus problemas.

Los edificios consumen cerca del 40% del total de energía anual de Estados Unidos, de acuerdo con el Departamento de Energía, con más de un tercio de ese poder desperdiciándose.

La compañía desarrolla un modelo de negocio que Duncan espera logre que los clientes no paguen un centavo para ver la información de su casa.

Essess espera haber cubierto el 10% de las 125 millones de propiedades de Estados Unidos para finales del año.

Los estudios de imágenes térmicas no son nada nuevo, pero sí lo es el acceso generalizado a ellas, dice Stewart Little, director ejecutivo de la compañía de imágenes térmicas británicas, IRT.

“Antes, en la década de 1980, las cámaras costaban cerca de 400.000 dólares. Ahora cuestan cerca de 8.000. Entonces la tecnología ha logrado disminuir la barrera para que las compañías tengan acceso a ellas”.

IRT ha estudiado cerca de 200.000 casas del Reino Unido desde su fundación en el 2002, y también le ofrece a los usuarios imágenes térmicas cuantificadas que muestran los costos financieros y de carbón de las fugas de energía.

Es una estrategia que ha probado ser altamente exitosa para motivar a la gente a aislar termicamente sus casas, dijo Little.

El Fondo de Ahorro de Energía del Reno Unido dice que estudios en línea y monitores de energía también pueden ayudar a los dueños de casas a monitorear su uso de energía.

Ellos estiman que los ahorros podrían ser de hasta 380 dólares por año al mejorar su aislamiento térmico.

“El reto es hacer algo al respecto”, dice Rob Bell, un consultor de energía y exdesarrollador de negocios del Fondo de Ahorro de Energía.

“Con los precios del gas y la electricidad que parecen que solo van hacia una sola dirección, la cantidad que te puedes ahorrar también va al alza”, añadió.

“Lo importante de poder calcular las pérdidas y saber cuánto puedes ahorrar, es que puede ser el catalizador para hacerte consciente de que tienes que hacer algo al respecto”.