CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

China exige disculpas de EE.UU. por refugiar a activista ciego en embajada

Por CNN en Español

(CNN) — China exigió una disculpa de Estados Unidos este miércoles, después de que un activista de derechos humanos salió de la embajada estadounidense en Beijing, donde se refugió por varios días.

La presencia de Chen Guangcheng en la embajada ha causado un revuelo diplomático entre Estados Unidos y China. La situación ha ensombrecido la visita de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien tiene planeado reunirse con líderes chinos esta semana.

«La asistencia estadounidense de esto es una interferencia en los asuntos internos, y es totalmente inaceptable», dijo Liu Weimin, un vocero del Ministerio del Exterior chino, según comentarios difundidos por la agencia estatal Xinhua.

«China exige que Estados Unidos se disculpe por esto, investigue a fondo el incidente, castigue a aquellos que son responsables y dé garantías de que este tipo de incidentes no volverán a ocurrir», añadió Liu.

Xinhua señaló qie Chen estuvo los últimos seis días en la embajada y «la dejó por su propia voluntad».

Chen recibirá tratamiento en un centro médico de la capital china, donde se reunirá con su familia, dijo un alto funcionario de Estados Unidos.

El activisat dejó en claro que permanecerá en China y que será reubicado en un «ambiente seguro», lejos de la provincia donde se encontraba en arresto domiciliario, agregó otro oficial estadounidense.

Las autoridades chinas han asegurado que no se levantarán más cargos legales directamente contra Chen y que se investigarán los reportes de maltrato en su contra, agregó el mismo oficial de Estados Unidos.

Chen, un ciego, abogado autodidacta, evadió los guardias que lo habían mantenido bajo arresto domiciliario desde hace más de 18 meses, en un pequeño pueblo del este. Fue confinado a su casa después de permanecer cuatro años en la cárcel, al parecer, por su defensa legal de las que llamó víctimas de prácticas abusivas, tales como abortos forzados por parte de funcionarios chinos de planificación familiar.

Salió de su casa —donde estaba arrestado— hacia Beijing el 22 de abril, pasando de una casa de seguridad a otra antes de encontrar refugio en la embajada de EU. Amigos y compañeros activistas han expresado su preocupación por su salud.

La situación presenta una prueba compleja para el enfoque de la administración de Obama en sus relaciones con China, y crea una tensión entre la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de lazos estables con Beijing.

Públicamente, las autoridades estadounidenses y chinas habían rehuído hablar del tema de Chen antes de este miércoles.

El presidente Barack Obama se quedó con los labios apretados cuando se le preguntó al respecto este lunes, diciendo simplemente que «cada vez que nos reunimos con China, la cuestión de los derechos humanos aparece”.

Una editorial publicada este miércoles en el sitio web en idioma inglés del Global Times —una publicación hermana del Diario del Pueblo, el periódico oficial del gobernante Partido Comunista—, abordó el tema del activista.

«En los medios de comunicación occidentales, Chen es una papa caliente para las autoridades chinas», dijo el periódico. «Ahora ha puesto a Washington incómodo».

Se trató de restar importancia a la situación diciendo que las conversaciones de esta semana son “poco probable que traten sobre él”. Sin embargo, muchos activistas y comentaristas han subrayado su importancia.

La situación también complica la visita de Clinton, quien se ha referido al caso de Chen en el pasado.

Después de la llegada de Clinton a Beijing este miércoles, se dirigió directamente al hotel. No mantuvo ningún tipo de compromiso oficial hasta la cena con el Consejero Estatal Dai Bingguo, un líder político de China.

Clinton fue la primera persona con la que habló Chen después de dejar la embajada estadounidense. En un inglés imperfecto, el activista le dijo a la secretaria de Estado «quiero besarla», según un oficial.

Además la huída de Chen de su arresto domiciliario surge en un momento delicado en la política china. El Partido Comunista enfrenta un escándalo en el que está involucrado el exlíder Bo Xilai, cuya esposa es investigada por la muerte misteriosa de un empresario británico, en el suroeste de Chongqing.

Chen grabó un mensaje para el primer ministro Wen Jiabao, mismo que subió a la plataforma de videos YouTube, en el que detalló los abusos que él y su familia han sufrido por parte de las autoridades durante más de 18 meses de detención.

«Irrumpieron en mi casa y más de una docena de hombres atacó a mi esposa», dijo. «La inmovilizaron y envolvieron en un edredón, golpeándola y pateándola por horas. También me atacaron a mí de manera similar».

En el video, el defensor de derechos humanos pide al primer ministro investigar su caso y externa su preocupación por su familia detenida con él.

«Aunque estoy libre, mis preocupaciones son más profundas», señaló. «Han perseguido a mi familia por mucho tiempo, y mi escapada sólo provocrá un tipo de revancha».

A periodistas y partidiarios les fue impedido visitarlo mientras se encontraba en arresto domiciliario. Uno de ellos fue el actor de Hollywood Christian Bale, quien fue golpeado por los guardias en un intento de visita el pasado diciembre.

Desde su liberación de la cárcel en 2010, Chen fue confinado a su casa con su esposa, su madre y su hija.

El activista, que es ciego, fue trasladado a Beijing este domingo, después de evadir a sus guardias en el pequeño pueblo de Dongshigu, en la provincia de Shangdong, dijo He Peirong, una amiga y compañera activista que viajó con él el pasado viernes.