CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Deportes

Cuatro exjugadores demandan a la NFL por lesiones en la cabeza

Por cnninvitationsaccount

Por David Ariosto

(CNN) — Jamal Lewis, Dorsey Levens y otros dos exjugadores de la NFL interpusieron demandas en las que acusan a la Liga Nacional de Futbol de cometer errores y de fallar al protegerlos en el campo contra daños en el cerebro que les causaron problemas de salud posteriores a su retiro.

Lewis y Levens, así como Fulton Kuykendall y Ryan Stewart, interpusieron la demanda el miércoles en el distrito de Atlanta, de acuerdo con cuatro comunicados separados.

“Pese a la evidencia médica abrumadora, la NFL no sólo falló al tomar acciones efectivas en un intento por proteger a los jugadores sino que falló al informarles sobre los riesgos asociados a los golpes”, de acuerdo con el comunicado.

Los hombres acusaron a la NFL de usar “un comité de médicos elegidos” para presentar evidencia vaga de los efectos de los golpes en la cabeza, especialmente conmociones cerebrales, que más tarde fueron vinculadas a aumento en el riesgo de daño cerebral a largo plazo.

“Creemos que la NFL sabía y tenía información disponible desde hace mucho años”, aseguró el abogado Mike McGlamry. “Sólo recientemente ha reconocido que las conmociones cerebrales y las contusiones múltiples tienen ese efecto”.

Los cuatro hombres dijeron que desde sus días de jugadores han sufrido varios síntomas, como dolores de cabeza, falta de sueño y demencia.

Aún así, McGlamry reconoció la dificultad de ganar la demanda a la NFL, dado que muchos jugadores toman actitudes riesgosas de forma voluntaria cuando están en la universidad.

No está claro si los reclamos de los jugadores pueden ser considerados fuera de los acuerdos actuales negociados de forma colectiva, o si las demandas son sujetas a limitaciones, en especial el caso de Kuykendall, de 53 años, quien jugó para los Atlanta Falcons durante la década de 1970.

La liga respondió este jueves a la demanda al decir que la seguridad de sus jugadores siempre ha sido su prioridad.

“Cualquier demanda de que la NFL trató intencionalmente de engañar a jugadores no tiene sustento”, agrega el comunicado. “Va en contra de las acciones de la liga para proteger a los jugadores y los avances médicos para entender el manejo en el tratamiento de las contusiones cerebrales”.

Lewis, de 32, jugó para los Baltimore Ravens y los Clevelad Browns, y concluyó su carrera en el 2009. Levens, de 41, jugó para los Philadelphia Eagles, los New York Giants, y los Green Bay Packers.

Stewart, de 38, quien jugó para los Detroit Lions, dijo que desde su retiro ha experimentado dolores de cabeza, dificultad para dormir y sensaciones de hormigueo en los brazos y las manos.

De haber sabido los riesgos asociados a los golpes en la cabeza probablemente habría jugado al menos un poco diferente, aseguró Stewart a CNN. “Hubiera usado mi cabeza menos, o en lo absoluto (…) pero me pedían que lo hiciera. Hice lo que me pidieron sin saber las consecuencias de lo que estaría lidiando hoy”.

Parte del problema, según Coy Wire, exjugador de los Atlanta Falcons, es una cultura del deporte que fomenta cierto comportamiento sin conocer los riesgos asociados a él.

La Asociación de Jugadores de la NFL anunció este jueves en un comunicado que no ha tomado partido en esta demanda y que no tiene más comentarios de momento.

En días recientes, la NFL ha tratado de reforzar las normas que rigen la conducta de los jugadores en el campo al aumentar la plantilla médica en el campo, en un esfuerzo por evaluar de forma independiente las heridas de los jugadores.

En el 2005, la liga prohibió a los jugadores taclear mediante el uso de hombreras, un movimiento comúnmente conocido como el tacleo de cuello de caballo, que con frecuencia provocaba lesiones.

En mayo, científicos anunciaron que la autopsia del cerebro del exjugador de los Chicago Bears, David Duerson, de 50 años, quien murió al darse un disparo en la cabeza, mostró evidencia de encefalopatía traumática crónica (CTE) moderadamente avanzada, un daño cerebral que afecta a atletas expuestos a constantes golpes en el cerebro.

La CTE ha sido encontrada en los cerebros de 14 de 15 exjugadores de la NFL estudiados en el Centro de Estudios de Encefalografía Traumática de la Universidad de Boston.

Investigadores de la Universidad de Boston dijeron que habían encontrado evidencia de CTE en el cerebro de atletas de 18 años.