CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

China podría permitir al activista ciego Chen estudiar en Estados Unidos

Por CNN en Español

(CNN) — El gobierno de China informó que el activista chino que se encuentra en el centro de una polémica diplomática tiene el derecho de solicitar permiso para estudiar en Estados Unidos, luego de que expresara a legisladores estadounidenses su deseo de salir de su país.

Si Chen Guangcheng desea ir a estudiar al extranjero «como ciudadano chino, puede solicitarlo al igual que otros ciudadanos con base en las leyes y los procedimientos de los departamentos correspondientes», dijo Liu Weimin, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado publicado en la página de la dependencia.

El comunicado aparentemente permite una posible solución a la crisis sobre el futuro de Chen, que ha repercutido en diversas negociaciones entre funcionarios chinos y estadounidenses, y que ensombreció la visita de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a Beijing para abordar temas económicos.

Este dolor de cabeza diplomático surge meses antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos y es el primero en una década en el nuevo liderazgo chino.

Ahora, uno de los obstáculos que Chen enfrentará es que, si decide aplicar para estudiar en EE.UU., necesita un pasaporte. Liu señaló que ya que el activista se encuentra libre, él podría solicitar el documento como cualquier otro ciudadano chino.

De acuerdo con un miembro del Departamente de Estado, Chen quien se encuentra en un hospital de Beijing, habló por teléfono con diplomáticos de Estados Unidos. Los funcionarios también se reunieron con Yuan Weijing, esposa de Chen.

Los funcionarios estadounidenses habían programado una visita a Chen como parte del acuerdo entre Estados Unidos y China, luego de que el activista salió de la embajada de estadounidense en Beijing, donde se asiló durante seis días tras huir del arresto domiciliario.

Aparentemente los diplomáticos estadounidenses no han podido reunirse con Chen por segundo día. El defensor declaró por la mañana del viernes que funcionarios de la embajada de Estados Unidos le habían informado que personal de seguridad les negaron entrar a su habitación del hospital el día anterior.

Desde que salió de la embajada al hospital el miércoles pasado, Chen ha hecho varias peticiones para que se le permita salir de China.

En una llamada telefónica con los miembros del Congreso en Washington, Chen informó que «China se comprometió a garantizar mis derechos constitucionales y me consideran un hombre libre».

Chen expresó que desea que «mantengan su compromiso para que se me permita viajar al extranjero para recuperarme. Quiero ir a Estados Unidos y descansar por un tiempo, porque en siete años no he tenido un domingo».

El abogado invidente autodidacta de 40 años expresó que desea reunirse con Clinton, «para darle las gracias en persona». La secretaria dejará el país este sábado para trasladarse a Bangladesh. Aún no está claro si habrá un acuerdo sobre el futuro del defensor antes de ella deje China.

Chen agregó que estaba preocupado por sus familiares en su ciudad natal Shandong, de la que huyó el mes pasado. Dijo que no ha podido contactar a algún familiar y culpó a las autoridades por su situación de vida.

«Ellos (las autoridades) han instalado siete cámaras de vigilancia en mi casa», dijo. «Además, los guardias permanecen en mi casa, están construyendo una cerca eléctrica alrededor de ella. Incluso se burlaron ‘veamos lo que este ciego puede hacernos'».

Guangcheng pidió al Congreso que se garantice que los derechos legales de sus familiares se respeten.

En entrevista telefónica con CNN, Chen expresó su optimismo por los funcionarios estadounidenses que actúan en su favor. «Creo que me van a ayudar», dijo.

El mes pasado, el activista escapó del arresto domiciliario en Shandong, dirigiéndose a la embajada de Estados Unidos en Beijing. El miércoles Chen salió para ir al hospital para recibir atención médica, en donde se reunió con Yuan y sus dos hijos.

Antes de su huída, Chen fue obligado a vivir confinado en su casa por 18 meses, después de pasar cuatro años en la cárcel, aparentemente por sus defensa de lo que él llama víctimas de prácticas abusivas como forzar abortos y esterilizaciones, como parte de la política de planificación familiar en China-

Jill Dougherty, Jaime FlorCruz, Steven Jiang, Dan Lothian, Eunice Yoon, Jethro Mullen y Stan Grant contribuyeron con este reporte