CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Estadounidense en huelga de hambre después de 11 meses en prisión boliviana

Por CNN en Español

(CNN) — Un hombre estadounidense encarcelado sin cargos formales en Bolivia durante 11 meses está a punto de cumplir un mes en huelga de hambre para llamar la atención sobre su caso.

Jacob Ostreicher, de 53 años, quedó atrapados en una investigación criminal relacionada con dinero del narcotráfico y fue arrestado en junio del año pasado bajo la acusación preliminar de lavado de dinero.

Sin embargo, su esposa y su abogado dicen que han probado que la fuente de todo el dinero es legítimo, y se preguntan si otras fuerzas mantienen a Ostreicher, un hombre de negocios de Brooklyn, bajo prisión.

Desde su detención, por lo menos 15 audiencias han sido programadas pero sólo tres han tenido lugar.

Después de escuchar los argumentos de la defensa durante uno de esos períodos de sesiones el año pasado, un juez ordenó la liberación de Ostreicher bajo fianza. Su familia la pagó, pero antes de que Ostreicher pudiera salir de la tristemente célebre prisión de Palmasola en Santa Cruz, el juez de forma inesperada rescindió su decisión.

El caso le fue asignado recientemente a un nuevo juez, pero no ha avanzado en meses.

Los fiscales bolivianos en el caso no estuvieron disponibles para hacer comentarios.

A mediados de abril, Ostreicher comenzó una huelga de hambre, con la esperanza de dar un impulso al sistema de justicia en Bolivia, así como para reunir apoyo para regresar a casa. Simpatizantes realizaron una manifestación al frente de la Misión de Bolivia en Nueva York para apoyar a Ostreicher este mes.

La historia detrás de su detención es compleja. Todo inició con una inversión que Ostreicher, un Judio ortodoxo y contratista de suelos realizó en 2008 en una operación de arroz en Santa Cruz. Un grupo de inversionistas vieron oportunidades en el cultivo del arroz, y aunque Ostreicher no invirtió grandes cantidades de dinero, comenzó a viajar a Bolivia para cuidar el proyecto, dicen sus partidarios.

Ostreicher dijo a CNN en una entrevista telefónica desde la cárcel el año pasado que lo que encontró en Bolivia fue que los inversionistas habían sido estafados por la mujer que los contrató para ejecutar el proyecto, quien tenía vínculos con un traficante de drogas brasileño. Ostreicher despidió a la mujer y trató de enderezar las cosas, pero la propiedad de la tierra estaba ligada al narcotráfico y se encontró a sí mismo como un sospechoso.

La detención de Ostreicher se produjo en un punto bajo en las relaciones Estados Unidos-Bolivia. Bajo el gobierno del presidente izquierdista Evo Morales, el embajador de EE.UU. en ese país fue expulsado en 2008 en una disputa diplomática.