Estas son las ‘apps’ que compiten para dominar el mercado de los videos

Por Laurie Segall, CNN

(CNNMoney) – Ahora que Instagram fue vendida en mil millones de dólares y ha sido coronada como la mejor aplicación de fotos, las compañías startup buscan destacarse en la nueva batalla: las aplicaciones de video.

Liderando el pelotón está Viddy. Si todavía no conoces esta aplicación, pronto lo harás.

Lanzada hace un año, la página –similar a Pinterest- tiene 27 millones de usuarios únicos. Varios famosos como Bill Crosby y Snoop Dogg están dentro de sus usuarios y ha recibido financiamiento de parte de personalidades del mundo de la tecnología como el cofundador de Twitter Biz Stone. Mark Zuckerberg incluso la ha usado, compartiendo un video de su cachorro jugando.

Los pesos pesados están interesados. Viddy planea anunciar una ronda de inversión de 30 millones de dólares de inversionistas como NEA, Goldman Sachs, Battery Ventures y Khosla Ventures. La ronda valora la compañía en cerca de 350 millones de dólares, según dice una fuente que conoce el negocio.

Pero hay noticias más importantes: Justin Bieber le ha dado a Viddy su bendición. El cantante escribió en Twitter una frase con la que los startups sueñan: “pensando cómo va a ser mi primer viddy”.

El estilo de Viddy es simple y corto. La aplicación les permite a los usuarios transmitir clips de 15 segundos a sus amigos en redes sociales como Facebook, Twitter, YouTube y Tumblr. Los usuarios pueden agregar una variedad de filtros vintage –que han sido un éxito en Instagram- junto con efectos visuales y transiciones musicales.

“Muchas compañías tratan de que sea fácil compartir los videos, pero nosotros nos enfocamos en lograr que valga la pena compartir los videos de los teléfonos móviles”, dice el CEO de Viddy Brett O’Brien. “Desafía a los videógrafos a escoger los momentos que más importan”.

Su archirrival, Socialcam, parte de un enfoque opuesto. También ofrece filtros artísticos y permite compartir de manera fácil, pero no limita la extensión de grabación.

“Twitter te obliga a ser conciso, pero te da tiempo para serlo”, dice el CEO de Socialcam Michael Seibel. “Con videos, no puedes retroceder el reloj y decirles a las personas que sean claros. No puedes obligarlos a cantar el cumpleaños en 15 segundos”.

Socialcam dice tener 42 millones de usuarios activos, citando datos de AppTracker, pero es probable que sólo una pequeña fracción de ellos de hecho estén subiendo videos. Si un amigo tuyo publica un video de Socialcam en Facebook, no puedes verlo a menos de que instales la aplicación de Socialcam, una táctica que rápidamente ha aumentado sus usuarios. Viddy aplica el mismo truco.

Y ten cuidado con lo que ves: por defecto, tanto Socialcam como Viddy publicarán en tu página de Facebook un resumen de lo que estás viendo.

Seibel es un emprendedor que antes había cofundado Justin.tv, un sitio que le permitía a las personas transmitir en internet. Él dice que su experiencia en el campo es una de las ventajas competitivas de la compañía.

“Asegurarse que uno puede tener videos de forma barata es una gran ventaja”, dice. “Lo hemos hecho”.

Ahora existe además un nuevo actor en el mundo de las aplicaciones de videos: Color.

Mientras todo el mundo se enfoca en videos que se suben justo después de ser grabados, Bill Nguyen, CEO de Color, le apuesta a la trasmisión en tiempo real. Una alianza con Verizon Wirteless les permitirá a los usuarios publicar trasmisiones de 30 segundos directo desde sus smartphones 4G LTE a sus perfiles en redes sociales. Una notificación les alerta a los amigos cuando uno está al aire.

“Estamos tratando de hacer algo que YouTube no puede: que los videos sean tan en vivo y en directo como sea posible”, dice Nguyen.

El hecho de que Color esté en la lucha y que haya conseguido un acuerdo con un gigante como Verizon es una sorpresa.

Concebido originalmente como un sitio para compartir fotos, la compañía fue objeto de burlas en Silicon Valley después de su terrible y sobrevalorado lanzamiento. Los principales inversionistas como Sequoia Capital y Bain Capital le inyectaron 41 millones de dólares al startup, sólo para ver cómo se derrumbaba en pocos días. Los altos ejecutivos de Color pronto salieron de la compañía.

Nguyen no se rindió. Tiene suficiente dinero en el banco para experimentar y muchas ideas de sobra. El mercado de videos es el tipo de terreno abierto en el que le encanta jugar a Nguyen, creador nato de empresas y cuyo último emprendimiento se lo vendió a Apple.

“Le queremos dar a la gente un vistazo del futuro y ofrecerlo cuanto antes”, dice.