(CNN)  Un poderoso sismo de magnitud 6,0 sacudió este domingo la ciudad de Camposanto, en el norte de Italia, y dejó al menos siete muertos, además de derribar un histórico campanario en la zona, informaron las autoridades.

El primer ministro Mario Monti, quien se encuentra en Chicago en la cumbre de la OTAN, regresará a Italia antes de lo previsto para responder a la emergencia, anunció su gobierno el domingo.

Dos personas murieron en una fábrica de cerámica en Sant'Agostino di Ferrara y una falleció cuando una estructura colapsó en Ponte Rodoni di Bondeno, dijo Elisabetta Maffani, vocera de la agencia de protección civil italiana.

Además, una mujer murió de un infarto durante una evacuación en Bolonia; un ciudadano marroquí falleció cuando la fábrica en donde trabajaba se vino abajo; y una sexta víctima fue hallada sin vida bajo escombros en Sant'Agostino, dijo Maffani. El séptimo fallecido fue encontrado bajo una casa que colapsó, según Alessio Bellodi de la división de protección civil de Bolonia.

Al menos 50 personas resultaron heridas. Los equipos buscan en los escombros por sobrevivientes en Sant'Agostino.

El temblor ocurrió poco después de las 4 a.m. local, a unos cuatro kilómetros de Camposanto, al noroeste de Bolonia, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.

También se informó del derrumbe del histórico campanario de la iglesia de ese pueblo.

Las autoridades todavía están evaluando los daños, según Protección Civil. La agencia dice que es probable que haya más heridos, en tanto los equipos de rescate recorren aldeas remotas en el área montañosa.

En enero, esa misma zona se vio sacudida por otro sismo, esta vez de magnitud 5,3.

En 2009, un terremoto de magnitud 6,3 mató a más de 300 personas y causó grandes daños materiales cerca de la ciudad de L'Aquila, en el centro del país.