Obama llama a la OTAN a salir de Afganistán para el 2014

Chicago (CNN) — Se espera que los países de la OTAN rubriquen este lunes la estrategia de salida de Afganistán del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que exige finalizar el próximo año las operaciones de combate y la retirada de las tropas a finales en 2014.

En medio de manifestaciones masivas con violentos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, los líderes de la OTAN y el mundo se reunieron en la cumbre en Chicago para elaborar un borrador del fin de una impopular guerra y la manera de pagar para apuntalar las fuerzas de seguridad de Afganistán.

Obama aclaró este domingo al iniciar la cumbre que espera que las naciones de la OTAN y sus socios estratégicos acuerden el plan de retirada, a la par de asegurar al presidente afgano, Hamid Karzai, que la alianza de 28 naciones no abandonaría el país.

“Así como nos hemos sacrificado juntos por la seguridad común, estaremos unidos en nuestra determinación para completar esta misión”, dijo Obama.

Obama y Karzai, quienes se reunieron un día antes de las conversaciones planeadas para el lunes sobre la OTAN en Afganistán, coincidieron en que se acercaba el final de la guerra.

Tras el encuentro, Obama dijo que la transición de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés), liderada por la OTAN, pasará de tener un papel de combate a uno de apoyo hacia las fuerzas afganas, y que muestra “una visión después de 2014 en la cual hemos terminado nuestra misión de combate. La guerra de Afganistán como la entendemos llegó a su fin”.

Karzai reiteró su compromiso con el calendario, “y así Afganistán ya no sea una carga para nuestros amigos de la comunidad internacional, Estados Unidos y nuestros otros aliados. Afganistán, en efecto, señor presidente, como usted muy acertadamente lo expresó, está a la espera del fin de esta guerra, y de una década de transformación”, dijo.

"Sin prisa para salir"

Bajo el plan de Obama, el cual hace recordar la retirada en Iraq, la seguridad de Afganistán pasaría a las fuerzas afganas a mediados del próximo año. Las tropas de la OTAN seguirían operando en formación y asesoramiento para ayudar a reforzar las fuerzas afganas, hasta su retirada a finales de 2014.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en pleno intento de tranquilizar a los afganos de que la alianza de 28 miembros no los abandonaría, se comprometió a que “no habrá prisa para salir”.

“Una vez que los afganos tengan toda la responsabilidad a finales de 2014, nuestra misión de combate llegará a su fin. Pero no nos marcharemos”, añadió ayer un poco más tarde.

Un pequeño contingente de fuerzas británicas podría permanecer después de que las fuerzas de la OTAN salgan en 2014, dijo un funcionario británico de alto rango. Otro cargo estadounidense dijo que Gran Bretaña podría mantener algunas tropas en Afganistán después de 2014 con fines de la lucha contra el terrorismo. Ambos funcionarios pidieron mantenerse bajo anonimato ya que no estaban autorizados para hablar con los medios de comunicación.

“No quiero subestimar el desafío que tenemos frente a nosotros. El Talibán es un oponente resistente y capaz”, dijo el domingo el general de la Marina, John Allen, comandante de las tropas de la ISAF. “Esperamos que el combate siga” mientras las tropas progresivamente se retiran en los próximos dos años y medio”.

Uno de los aspectos clave a ser considerados el lunes por los líderes de la OTAN es quién pagará por el desarrollo de las fuerzas afganas mientras la ISAF retira sus sus tropas. Se prevé que las fuerzas de seguridad afganas contabilicen 350.000 agentes para 2015.

Karzai sólo puede permitirse pagar una fracción del costo del establecimiento de las fuerzas de su país. Se espera que el costo de desarrollar las fuerzas sume en torno a 4.000 millones de dólares al año para 2014. Rasmussen dijo el domingo que se encontraba optimista de que otros países asumirán los costos.

Como se esperaba, el nuevo presidente de Francia, François Hollande, anunció la retirada de las tropas de combate francesas en Afganistán para finales de año. Como parte de la ISAF, los instructores franceses seguirán en el lugar. Un vocero talibán instó a las naciones de la OTAN a seguir el ejemplo de Francia.

“Hacemos un llamado a todos los demás países integrantes de la OTAN a evitar trabajar para los intereses políticos de los funcionarios estadounidenses y responder al llamado de su propio pueblo al inmediatamente sacar a todas sus tropas de Afganistán”, dijo en un comunicado el vocero talibán Zabiullah Mujahid.

También como tema en la cumbre de la OTAN está la interrupción del bloqueo de Islamabad, Pakistán, a los suministros necesarios de la OTAN enviados por carreteras de Pakistán hacia Afganistán.

Pakistán cerró las rutas terrestres después de un ataque aéreo de la OTAN que en noviembre mató a más de dos decenas de sus soldados. La OTAN insiste en que el incidente fue un accidente. Obama ofreció sus condolencias, pero se negó a pedir disculpas.

Estados Unidos y Pakistán no han llegado a un acuerdo sobre el precio para abrir las líneas de suministro, según altos funcionarios del gobierno, quienes hablaron bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema.

Si no hay un acuerdo, los funcionarios dijeron que Obama no se reunirá en la cumbre con el presidente Asif Ali Zardari. Los dos tenían previsto sostener conversaciones trilaterales con Karzai sobre la reconciliación política en Afganistán. El apoyo de Pakistán para alcanzar un acuerdo con los talibanes es considerado como un aspecto fundamental para concluir con la guerra en Afganistán.

Chelsea J. Carter, de CNN, contribuyó con este reporte