El ombudsman de Colombia investiga un presunto reclutamiento de menores

(CNNMéxico) — La Defensoría del Pueblo de Colombia investiga desde este domingo el supuesto reclutamiento de 13 menores en el departamento de Putumayo, en el sur del país, por parte de las FARC.

De acuerdo con una denuncia presentada por una parlamentaria, el reclutamiento ocurrió el 13 de mayo en el municipio de Puerto Guzmán, una zona pobre y de habitual conflicto entre la guerrilla y el Ejército colombiano. La demandante, Gloria Flórez, explicó en entrevista con CNNMéxico que integrantes de las FARC irrumpieron en tres centros educativos, construidos para proteger a los menores del conflicto guerrillero. Flórez asegura que recibió la información de autoridades locales.

“De tres escuelas, se llevaron a 13 niños de edades entre 10 y 15 años, la mayoría de ellos son niñas, y fueron reclutados después de que las FARC hicieran arengas en las escuelas”, dijo Flores, integrante del Parlamento Andino por Colombia. Éste es el órgano de la Comunidad Andina, organismo fundado en 1969 y formado por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, y que vela por la libertad, la justicia social y la democracia de la región.

El Defensor del Pueblo de Colombia, Vólmar Pérez Ortiz, confirmó que su oficina se encuentra “en proceso de verificación del alcance de la queja”, ya que el hecho es “muy delicado” porque “reclutar menores de edad es una conducta delictiva que constituye un crimen de guerra”, de acuerdo con un comunicado de la institución.

“El reclutamiento forzado se da en todo el territorio nacional, y se debe en su gran mayoría a la situación de guerra, a la grave crisis económica, al hambre, que son las principales causas para que los niños ingresen en los distintos grupos ilegales”, según Flórez, parlamentaria del órgano de la Comunidad Andina.

“El Putumayo es un departamento sumamente pobre, las comunidades rurales viven situaciones muy graves de situación alimentaria, hay un hambre generalizada”, denunció la parlamentaria, al detallar un contexto que alienta el reclutamiento. “A algunos niños les ofrecen posibilidades de una vida mejor, a otros les dan dinero”, agregó.

A pesar de que las FARC se han pronunciado públicamente contra prácticas como el secuestro extorsivo, en el caso del reclutamiento de menores, es “una costumbre habitual” del grupo, según Alfredo Rangel, director de la fundación colombiana Democracia y Seguridad.

Los niños “prácticamente son raptados y arrebatados a sus padres. Este reclutamiento de menores es a todas luces equivalente a un secuestro, esos menores no están (con las FARC) por voluntad propia”, afirmó Rangel en entrevista con CNNMéxico, quien coincidió con Flórez en que el hecho constituye “un crimen de guerra”.

El reclutamiento “es algo que ellos incluso defienden, según las FARC esos menores no son menores, siempre han negado que reclutan menores, según ellos esos niños son personas adultas”, según el experto en temas de seguridad.

Según la oficina del representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para la cuestión de los niños y los conflictos armados, hay registro de reclutamientos en 19 de los 32 departamentos de Colombia.

Las FARC-EP y el ELN reclutan a niños, “incluso para que participaran directamente en las hostilidades contra las fuerzas gubernamentales”, según un informe de Ban al Consejo de Seguridad de la ONU publicado el 23 abril del año pasado.

Según el informe, las FARC anunciaron que se reclutarían a niños a partir de los ocho años de edad; y además se ha recibido información sobre casos de violación y otras formas de violencia sexual contra niños por integrantes de las fuerzas armadas.

Se estima que entre un 10% de los 8,000 integrantes de la guerrilla estaría conformada por menores de edad, “incluidas niñas que son objeto de abuso sexual, y sometidas a esclavitud” por parte de los dirigentes de la guerrilla, “lo cual constituye otro delito, otro crimen de lesa humanidad”, según la parlamentaria.

La organización no gubernamental Human Rights Watch señala que las niñas representan un 25% de todos los combatientes menores en Colombia.

La guerrilla de las FARC ha estado en guerra con el gobierno colombiano desde la década de 1960, y ha usado el secuestro de policías, militares y civiles como parte de su estrategia.

Aunque ha recibido varios golpes que han disminuido su fuerza, algo interpretado por el gobierno colombiano como el inicio del fin de la guerrilla, sus últimos ataques y el reciente secuestro de Roméo Langlois, periodista francés, demuestran su actividad.