CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tecnología

OPINIÓN: La sudadera de Zuckerberg es inteligente, no desaliñada

Por cnninvitationsaccount

Por Benjamin Nugent

Nota del Editor: Benjamin Nugent es autor de «Nerd Americano: La Historia de mi Gente» y de la novela «Buenos muchachos» que está por salir. Es el director de escritura creativa y profesor de la Universidad de New Hampshire.

(CNN) – Cuando Mark Zuckerberg, de 27 años y director ejecutivo de Facebook, usó una sudadera en una presentación con los inversionistas durante el lanzamiento de ofrecimiento público inicial de Facebook, un analista financiero acusó públicamente a Zuckerberg de inmadurez.

Al vestirse casualmente para un evento tan importante, argumentó que Zuckerberg les dio a entender que los accionistas no le importan.

La respuesta de los blogs fue rápida: analistas de negocios y de tecnología lo defendieron, explicando que la sudadera y gorra eran símbolo de su mente independiente, su juventud, su autenticidad, su lealtad a la cultura de Silicon Valley. Alegaron que la perspicacia de su negocio se refleja en los números de Facebook, no en la elección de su moda.

Ahora que se calmó la tormenta, vale la pena tomarse un momento para considerar el complejo significado de la sudadera para alguien como Zuckerberg.

De alguna manera, tanto las partes que están a favor como en contra de la sudadera son correctos. Cuando Zuckerberg usa una sudadera con gorra para asistir a una junta de alto perfil, está diciendo: Yo soy un artista, no un vendedor. Los vendedores usan trajes porque su trabajo es persuadir, seducir; la apariencia lo es todo. Y la prioridad de un vendedor es la ganancia, la cual, si eres un accionista de Facebook, es el carácter que quieres ver en el director ejecutivo de la compañía en la que estás invirtiendo.

Pero Zuckerberg ha dicho explícitamente que por sobre todas las cosas es devoto de su hermosa creación: Facebook. Esta, supuestamente, es la razón por la que rechazó el ofrecimiento de 1,000 millones de dólares que le hizo Yahoo en sus primeros años. En cambio, escogió seguir controlando la compañía él mismo. Antes que nada, él es un inventor, un ingenioso en un taller, un monje en ropas encapuchadas. Las ventas, para acabar pronto, no son lo que me define, es lo que dice la sudadera con gorra.

Para un geek de la tecnología, la indiferencia es una medalla de orgullo, pues cualquier esfuerzo creativo, así sea codificando programas computacionales o escribiendo novelas, va mejor si te puedes olvidar de ti mismo completamente, olvidarte de cómo te ves, lo que traes puesto, cómo te percibe la gente. Debes sumergirte en tu arte. Debe de convertirse en lo único en tu cabeza.

Los movimientos del nerd, la risa infantil, los ojos en blanco cuando codifica o escribe o piensa, son los síntomas de una persona obsesionada con el trabajo, una persona inconsciente de sí misma y que conoce la impresión que deja. Es por eso que Bill Gates se vestía como una persona de la calle, y Steve Jobs utilizaba un cuello de tortuga, y el porqué Zuckerberg usa una sudadera. Se trata de estar orgulloso de ser un artista.

Entonces, el analista que dijo que la capucha muestra la actitud de «no me importa nada» estaba en lo correcto en una cosa, pero estaba mal al sugerir que la capucha de Zuckerberg eran malas noticias para los inversionistas de Facebook. Porque enseñarle al mundo que eres un artista en lugar de un vendedor puede ser una gran estrategia de ventas.

Como reportero novato, tuve el privilegio de ver cómo Steve Jobs vendía la película «Monsters Inc» a unos cuantos periodistas en un cuarto pequeño. Fue la mejor presentación de ventas que he visto. Mientras sucedía, quería hacer todo lo que estaba diciendo Jobs, hablaba como si no le importara lo que pensáramos de él. Iba sin rasurar, usando su conjunto de ropa que parecía de ratero. Nunca quiso adular a ninguno de nosotros, como lo hacen comúnmente la gente de las películas. No llevó apoyo visual, ni bocadillos. Simplemente nos fulminó acerca de lo buena que era la película, cómo dominaba los avances en tecnología de animación, casi como si no estuviéramos ahí.

Era un vendedor brillante porque no actuaba como tal. Le creías porque no parecía importarle mucho si le creías o no. Era guapo, seguro de sí mismo, pero su conducta en muchos aspectos era de alguien tan apasionado acerca de su trabajo que lo hacía solo un poco inaceptado socialmente. Este tipo es un nerd, pensarías, uno de los verdaderos, entonces debe de saber de lo que está hablando.

Zuckerberg ha aprendido mucho, sospecho que de Jobs. Sabe que la impresión que deja es importante, entonces, como Jobs, actúa como si no pensara que es importante. La sudadera con gorra es él, un gran nerd, así como también es una presentación ejecutiva muy bien pensada sobre quién es en realidad.

No está siendo inmaduro o juvenil. Se está esforzando por ganarse la confianza de los inversionistas al presentarse a sí mismo como un genio desaliñado a quien no le interesa ganarse su confianza. Y eso es un buen negocio.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Benjamin Nugent.