LAGOS, Nigeria (CNN) — El piloto del avión de Dana Air que se estrelló en un barrio densamente poblado de Lagos, Nigeria, comunicó por radio que el avión tenía problemas solo unos minutos antes del percance, dijo este lunes a CNN un funcionario de la aerolínea.

Los detalles emergieron mientras equipos de búsqueda y de rescate trabajaban para recuperar cadáveres de los escombros, y las autoridades buscan las grabadoras de datos para tratar de conocer qué causó que el avión se estrellara este domingo, causando la muerte a 153 personas que iban a bordo y al menos 10 en tierra.

El número de muertos probablemente aumentará a medida que los equipos busquen entre los escombros de un edificio residencial de dos pisos, en el cual se estrelló el avión McDonnell Douglas MD-83 en Lagos.

No estaba claro cuántas personas se encontraban dentro del edificio y en la calle al momento del accidente, dijo a CNN Mohammad Sidi Sani, director de gestión de emergencias.

El piloto declaró una emergencia cuando el avión estaba en aproximación final al Aeropuerto Internacional Murtala Muhammed, y testigos dijeron que parecía que el avión tenía problemas en un motor, según Oscar Wason, director de operaciones de Dana Air.

Wason identificó al piloto como un estadounidense, pero no dio a conocer su nombre o su ciudad de origen. El copiloto era de la India, y el ingeniero de vuelo de Indonesia, dijo.

Entre los muertos hay seis ciudadanos chinos que estaban a bordo del vuelo, informó este lunes la Embajada de China en Nigeria.

Según testigos, el avión de pasajeros parecía caer con su nariz hacia arriba cuando se estrelló, golpeando el suelo primero con la parte posterior, dijo Wason.

El vuelo, con destino a la capital nigeriana de Abuja, se estrelló a las 15:43 horas local (10:43 hora del Este) en el barrio de Iju Ishaga, al norte del aeropuerto, de acuerdo con la Autoridad de Aviación Civil de Nigeria.

El lugar del accidente se encuentra a 17 kilómetros de la pista de aterrizaje, dijo Wason.

Por la mañana de este lunes, los equipos habían recuperado más de 80 cadáveres, entre ellos 10 que se cree eran de residentes del edificio, dijo Sidi.

Las familias de los muertos se reunieron en el aeropuerto la noche del domingo, horas después del accidente, y se les informó que no había sobrevivientes, dijo Wason.

El presidente nigeriano, Jonathan Goodluck, ordenó de inmediato una investigación sobre el accidente, y declaró tres días de luto nacional.

Los esfuerzos iniciales de rescate se vieron obstaculizados por multitudes que salieron a las calles después del accidente, lo que hizo difícil a los servicios de emergencia llegar a los restos del avión.

La policía utilizó bastones para hacer retroceder a la muchedumbre y dar paso a los equipos de rescate y a las ambulancias, dijeron testigos.

"Había tanta gente, que había que empujar a través de las personas para caminar", dijo Pearl Ezeokeke, quien estaba en el lugar del accidente.

Femi Green-Adebo, que vive a pocas cuadras del lugar del accidente, dijo que estaba en casa, cuando oyó una "fuerte explosión" y salió corriendo con sus amigos.

"Estábamos tratando de ver si podíamos ayudar", dijo. "Hacía tanto calor, que nadie pudo acercarse a causa del fuego."

El número de personas en la calle aumentó rápidamente, y dijo que vio a la policía y las ambulancias tratándose de abrirse paso entre la multitud.

Por la mañana de este lunes, la policía militar tenía acordonado el lugar del accidente mientras trabajadores buscaban a través de los escombros.

Los restos carbonizados son sacados de los escombros aún humeantes y se colocan en bolsas para cadáveres en un lugar apartado de la zona del accidente.

Los trabajadores también hurgan entre los escombros en la búsqueda de objetos personales, tratando de hacer coincidir nombres de pasaportes, credenciales de identificación y otros documentos a partir de la lista de pasajeros. Técnicos tomaron fotografías de teléfonos celulares, algunos parcialmente derretidos.

Un equipo de ingenieros de Boeing se dirige a investigar el accidente, dijo Wason.

El avión que se estrelló fue construido hace 22 años, y fue adquirido de Alaska Airlines. Se sometió a un chequeo de rutina cada 200 horas, y acababa de ser inspeccionado tres días antes, dijo Wason.

La autoridad de aviación de Nigeria no ha pedido que Dana Air suspenda operaciones, aunque la aerolínea canceló todos sus vuelos este lunes como muestra de respeto a las víctimas del accidente.

Dana Air, que es de propiedad privada y con sede en Lagos, inició sus operaciones en 2008.

El más mortal accidente aéreo de Nigeria se produjo en julio de 1991, cuando 261 personas murieron luego de que un avión de Nigerian Airways se estrelló poco después de despegar en Arabia Saudita.

Este sábado, un avión Boeing 727 de carga operado Allied Air, con sede en Lagos, se salió de la pista de aterrizaje en Accra, Ghana, y chocó contra un autobús de pasajeros, matando a 10 personas, dijeron las autoridades.

Dana Air estableció una línea telefónica directa que opera las 24 horas del día para proporcionar información sobre el accidente.

"Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias de las personas que estuvieron involucradas en el accidente de Dana Air", afirmó la aerolínea en su página web. "Que las almas de los fallecidos descansen en paz".

Lagos, con una población de más de 7,9 millones de personas, es el centro comercial de Nigeria, y una de las ciudades de más rápido crecimiento en el mundo.

Vladimir Duthiers reportó desde Lagos y Chelsea J. Carter desde Atlanta. Karen Smith, Greg Botelho, Jareen Imam, Yousuf Basil, Nana Karikari-apau y Ashley Gallagher contribuyeron con este reporte